lunes, 8 de septiembre de 2014

Desprescripción razonada en pacientes polimedicados




Boletín Canario de Uso Racional del Medicamento del SCS, Vol. 5Nº 4 · Abril 2014

6 de septiembre 2014


La dinámica actual de atención sanitaria favorece la polimedicación, entendiendo ésta como el hecho de tomar más medicamentos de los que clínicamente son apropiados en términos cualitativos, o por el elevado número de fármacos empleados, en términos cuantitativos1. El límite es variable según los distintos grupos de trabajo, aunque cinco medicamentos durante más de tres meses es el número más extendido.
A la polimedicación contribuyen muchos factores algunos relacionados con el paciente (edad, morbilidad, demanda de atención, automedicación…), otros con el sistema organizativo sanitario con sus deficiencias de comunicación, tanto entre los distintos profesionales sanitarios y niveles asistenciales, como por el hecho de que la dispensación se realice en distintas oficinas de farmacia.

En los pacientes de mayor edad, por sus características fisiológicas, las consecuencias de la polimedicación pueden superar el beneficio que se pretende alcanzar. Distintos estudios han puesto de manifiesto un incremento de los efectos adversos (hasta el 35% en ancianos polimedicados)2 y  de interacciones que contribuyen a un aumento de la morbilidad (hospitalizaciones, trastornos cognitivos, riesgo de caídas)3,4,5 y de la mortalidad6.

Ante este hecho se debe comenzar a integrar en la práctica clínica el proceso continuo de revisión de los planes de tratamiento abordando no sólo la prescripción, sino la desprescripción con la retirada razonada de medicamentos. La situación ideal sería prescribir determinando claramente el objetivo que se pretende alcanzar y el plazo de tiempo que se considera razonable para conseguirlo, planteando la retirada del medicamento si no se consiguen dichos objetivos o el tratamiento no es bien tolerado.
Sin embargo lo habitual es que el profesional se encuentre con planes terapéuticos que se han vuelto realmente complejos por falta de tiempo para su seguimiento o de actualización de registros. Por ello en este BOLCAN, se intenta describir una metodología de trabajo adaptada e integrada a nuestros recursos, dirigida prioritariamente a los pacientes mayores crónicos y polimedicados, intentando facilitar la compleja tarea de
desprescripción.


 
SUMARIO

INTRODUCCIÓN.

PUNTOS GUÍA PARA LA REVISIÓN DE UN TRATAMIENTO Y DESPRESCRIPCIÓN.

1. Revisar

2. Analizar

3. Actuar sobre la medicación

4. Acordar

5. Monitorizar

ASPECTOS ORGANIZATIVOS GENERALES.



Disponible en: http://bit.ly/1nNQjOR