jueves, 12 de marzo de 2015

Campaña informativa para fomentar la prescripción por nombre genérico


Mirada profesional, 12 marzo 2015


 A través de un spot que se emitió en Fútbol para Todos, se recordó la obligación de que las recetas lleven el nombre genérico de los fármacos, y no el comercial. Es para poder elegir la opción más barata. Además, se instó a comprar todos los medicamentos en farmacias.

Durante el 2014, el gobierno volvió a poner sobre el tapate la prescripción por nombre genérico, incluyendo una jornada de debate en el Congreso sobre los alcances de la normativa, puesta en marcha en plena crisis del 2002. Para este año, en el marco de la política de medicamentos con algunos cuestionamientos, decidió redoblar la idea. El último fin de semana, durante la fecha oficial de fútbol, se emitió un spot donde se informaba sobre la normativa, y se instaba a las personas a hacer valer sus derechos. “Exigí siempre que te receten los medicamentos por su nombre genérico”, reclama la publicidad.

La campaña “Tus derechos. Medicamentos” fue elaborada por la Presidencia de la Nación, y su aviso emitido durante la última fecha de Fútbol para todos. Según informaron desde el gobierno, la misma “promueve la prescripción de medicamentos por su nombre genérico y el derecho a elegir entre las distintas opciones, de acuerdo a su precio”.

“Aunque los medicamentos tengan distinta caja, distinto color y precios muy diferentes, todos están aprobados por el ministerio de salud, garantizando su calidad, eficacia y seguridad”, reza el texto del aviso. Además, se sostuvo que las personas pueden exigir “que te receten los medicamentos por su nombre genérico, no por su marca comercial, para poder elegir entre las distintas opciones lo que querés pagar”.

El aviso finaliza con una frase sugestiva: “porque lo importante es lo de adentro”. Además, recuerda que “si tenés dudas, o tuviste algún problema con tu receta o en tu farmacia, llamá al 0-800-666-1518 y te vamos a ayudar”.

La ley de prescripción por nombre genérico fue aprobada en agosto de 2002, un proyecto que contó con un amplio respaldo del justicialismo, el ARI, el radicalismo, Polo Social, Frente para el Cambio, los partidos provinciales, y sólo anunciaron su voto negativo Marta Alarcia y se abstuvieron los legisladores de Autodeterminación y Libertad. Según cálculos extraoficiales del Ministerio de Salud en esos días, con la sanción de esta ley “se podría ahorrar un 60 por ciento los costos en medicamentos de la población, que representarían una cifra cercana a los 4.000 millones de pesos anuales”.

“Recetar por nombre genérico era sólo el comienzo de una política para regular el mercado de medicamentos. Además, había que fomentar un mercado de genéricos, que la Argentina aún no tiene, excepto para muy pocos productos, como los que se utilizan para tratar el VIH/sida”, sostiene Aldo Neri, ex ministro de Salud.

Carlos Vassallo, profesor de economía de la salud de la Universidad de San Andrés (Udesa), coincide. La ley de genéricos “fue una medida de corto plazo no pensada como una política estructural para cambiar un mercado de medicamentos muy concentrado. Después de la crisis de 2001, el principal aliado era la gente, que iba a la farmacia y tenía información suficiente para pedir el medicamento más barato. Esto evitó que los precios se dispararan. Pero cuando la población comenzó a recuperar su poder adquisitivo, volvió a la marca”.

El año pasado el gobierno intentó redoblar la apuesta para la aplicación total de la ley. A través de la jornada “Genéricos, salud para todos. El acceso al medicamento como bien social” dirigentes farmacéuticos, universitarios, legisladores y otros especialistas en la materia discutieron el cumplimiento de la ley 25.649, y su impacto en el mundo de los medicamentos. Junto a la diputada Gloria Bidegain estuvieron sus colegas Andrea García, Carolina Gaillard, Gastón Harispe (los tres del FPV) y Carlos Raimundi (Nuevo Encuentro), quienes apoyan la iniciativa de reformar la normativa. 









“Hay que modificar la ley de medicamentos para terminar con la facultad de los médicos de sugerir marcas comerciales, y limitar la prescripción de los fármacos sólo a su nombre genérico, y así el paciente elegirá libremente de acuerdo a sus preferencias y poder adquisitivo, explicó la legisladora en su exposición. El eje del debate fue el proyecto de ley Bidegain para “fomentar la libertad de elección”, evitar especulaciones “distorsionantes del mercado y promover el acceso al medicamento como bien social”. 




enlace a la nota original  bit.ly/1FvH9Sn