lunes, 18 de agosto de 2014

Asociación de la excreción urinaria de sodio y potasio con la presión arterial


Asociación de la excreción urinaria de sodio y potasio con la presión arterial

N Engl. J Med, 14 de agosto de 2014

Antecedentes: Se sabe que unos mayores niveles de la ingesta de sodio se asocian con una mayor presión arterial. Se desconoce si esta relación varía en función de los niveles de ingesta de sodio o de potasio y en diferentes poblaciones.

Métodos: Estudiamos 102.216 adultos de 18 países. Las estimaciones de la excreción de sodio y potasio de 24 horas fueron hechas de una sola muestra de orina de la mañana en ayunas y fueron utilizadas como sustitutos de la ingesta. Se evaluó la relación entre la excreción de electrolitos y la presión arterial, medida con un dispositivo automatizado.

Resultados:  Los análisis de regresión mostraron incrementos de 2,11 mm Hg en la 
presión arterial sistólica y 0,78 mm Hg en la presión arterial diastólica por cada 
incremento de 1 g en la excreción de sodio estimada. La pendiente de esta 
asociación fue más pronunciada con la mayor ingesta de sodio (un incremento de 
2,58 mm Hg en la presión arterial sistólica por cada gramo de excreción de sodio de 
> 5 g por día, 1,74 mm de Hg por gramo de 3 a 5 g por día, y 0,74 mm Hg por 
gramo de menos de 3 g por día, p menor 0,001 para la interacción). La pendiente de la asociación fue más pronunciada para las personas con hipertensión (2,49 mm Hg por gramo) que para los que no tenían hipertensión (1,30 mm Hg por gramo, p menor 0,001 para la interacción) y fue más pronunciada con la edad (2,97 mm Hg por gramo en mayores de 55 años de edad, 2,43 mm Hg por gramo entre 45 a 55 años de edad y 1,96 mm Hg 
por gramo con menos de 45 años de edad, p menor 0,001 para la interacción). La excreción de potasio se asoció inversamente con la presión arterial sistólica, con una pendiente más pronunciada de asociación para personas con hipertensión que en aquellos sin ella (p menor 0,001) y una pendiente más pronunciada con la edad (p menor 0,001). 


Conclusiones: En este estudio, la asociación entre la ingesta estimada de sodio y de potasio, determinada a partir de mediciones de la excreción de estos cationes, con la presión arterial no fue lineal y fue más pronunciada en las personas que consumen dietas altas en sodio, las personas con hipertensión, y las personas mayores.

El trabajo

Andrew Mente, Martin J. O'Donnell, Salim Yusuf, et al for the PURE Investigators

Association of Urinary Sodium and Potassium Excretion with Blood Pressure

N Engl J Med 2014; 371:601-611August 14, 2014DOI: 10.1056/NEJMoa1311989

Disponible en http://bit.ly/XybVbD