martes, 24 de abril de 2012

Richard Smith, los médicos no están interesados en la salud o la prevención



Richard Smith, BMJ Group, 24 de abril 2012


traducción no autorizada en tercera persona
de Richard Smith: Doctors are not interested in health or prevention http://bit.ly/IBRFcu

Comienza compartiendo, segun él, una de sus salvajes generalizaciones: "Los médicos no están interesados en la salud"
Aporta como evidencia , su experiencia con una colección de anécdotas durante 40 años de anédoctas, y la observación de que un libro de texto médico de mil páginas por lo general consta de cinco páginas inconexas sobre la salud y 995 páginas que detallan la enfermedad.
Pero nos advierte que ahora tiene más pruebas.

Acaba de volver del Congreso Mundial de Cardiología en Dubai, con más de 10 000 asistentes y un programa de de 370 páginas –en A4-. No acostumbrado a tales extravagantes eventos, se imaginaba cada sesión repleta de aficionados.
De hecho, cuando llegó a una sesión sobre "La prevención de las enfermedades cardiovasculares en las economías emergentes: el papel de la intervención farmacológica", descubrió que era el tercero, aparte de dos coordinadores y tres ponentes. No llego nadie más, pero la sesión empezó.

El primer orador era de China y señalaba que la aplicación del stent se había incrementado en un 30% al año desde el 2000, pero que se ha hecho muy poco en prevención.

Observaba también que el 50% de los médicos y 70% de los cardiólogos fuman. Smith reflexiona que tal vez es algún tipo de justicia, que la falta de interés de los médicos en la salud y la prevención se extiende a ellos mismos, así como a sus pacientes y sus potenciales pacientes. Durante esta primera charla, el hombre que estaba sentado en la primera fila se da cuenta de que se equivocó de sesión y se va.

Esto le recuerda la primera ponencia de su hermano en el Edinburgh Fringe, cuando había siete personas en el escenario y cuatro en la audiencia, y debido a que se retraso la participación de la audiencia, quedaron once en el escenario y ninguno en el público.

Después tuvieron dos excelentes presentaciones sobre la prevención en el Brasil y el papel de la polipíldora, y el público ya había crecido a tres. (Uno de ellos, sospecha, podría ser la esposa o la amante de uno de los conferencistas). Las conferencias mundiales puede ser un buen momento para concertar una cita con su amante. Se apresura a añadir que escribe esto desde la imaginación y no de la experiencia y que no tiene ningún tipo de pruebas de que la mujer en la audiencia con la falda corta sea la amante de nadie. Aunque ahora hay cinco personas en la audiencia, hay que tener en cuenta que dos de ellos están prestando atención a sus Blackberries.

Admite que el título de la sesión le hizo sospechar que los organizadores estuvieran intentando complacer a alguna "agenda mayor." ¿Por qué "economías emergentes" más que " países de ingresos bajos y medios?" Tal vez porque las empresas, los patrocinadores de la reunión, están más interesados en estos países con enormes poblaciones y economías de rápido crecimiento, que lo que se encuentran en países como Ruanda o Sri Lanka. Las mismas consideraciones podrían explicar el énfasis en los fármacos en lugar de estilo de vida o intervenciones de salud pública.

Después de esta sesión se fue a presidir otra sesión sobre prevención (razón por la que fue invitado), y ahora había una audiencia de unos diez asistentes, pero cinco de ellos provenían del mismo lugar que los conferencistas. Durante la sesión, sin embargo, uno recibió una llamada telefónica y se fue y otros tres, que se habían sentado en la parte posterior, también se retiran. Tal vez consiguieron una oferta mejor, comenta.

No fue a ninguna otra sesión, y piensa que tal vez todas estaban igualmente vacías. Pudo haber sido que las personas en la conferencia siguieron el consejo de un colega: "Una vez que he aprendido tres cosas en una conferencia, hay que dirigirse a la playa o a un bar. Con suerte, ocurre en los primeros 20 minutos.”

Le comentaron, sin embargo, que una sesión sobre los stents estaba rebosante de público. Reflexiona que los stents significan dinero, drama, e incluso las mujeres hermosas y una pequeña puertita en la televisión. La prevención, por el contrario, es aburrida, todo acerca de lo que no sucede más que de lo que sucede. Además, si fuera exitosa pondría a los cardiólogos fuera del negocio.

Así reflexiona, ( para él) no habrá más conferencias en lugares exóticos.