lunes, 9 de abril de 2012

Antipsicóticos y riesgo de infarto de miocardio en ancianos con demencia



Pariente A, Fourrier-Réglat A, Ducruet T, Farrington P, Béland SG, Dartigues JF, Moore N, Moride Y. Antipsychotic Use and Myocardial Infarction in Older Patients With Treated Dementia. Arch Intern Med. 2012;0(2012):2012281-6.

http://bit.ly/HxQiOr

Los agentes antipsicóticos con frecuencia son prescriptos en pacientes ancianos con demencia y su uso se asocia con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular isquémico en esta población.

Este estudio tuvo como objetivo investigar la asociación entre el uso de antipsicóticos y el riesgo de infarto de miocardio (IAM).

Este estudio de cohorte retrospectivo investigó la asociación del uso de AP (convencional o atípico) con el riesgo de infarto agudo de miocardio (IM) en pacientes ancianos (66 años o más) que viven en la comunidad tratados por demencia.

De una cohorte retrospectiva fueron identificados pacientes mayores que iniciaron tratamiento con un inhibidor de la colinesterasa entre enero de 2000 y diciembre de 2009, mediante datos obtenidos de la base de prescripciones en Quebec, Canadá. De esta población, todos los nuevos usuarios de antipsicóticos durante el período de estudio fueron comparados con una muestra aleatoria de no usuarios.

El riesgo de infarto de miocardio se evaluó utilizando los modelos de riesgos proporcionales de Cox, ajustando datos por edad, sexo, factores de riesgo cardiovascular, uso de drogas psicotrópicas y puntuaciones de propensión.

Entre 37.138 usuarios de inhibidores de la colinesterasa, 10.969 (29,5%) iniciaron el tratamiento de AP. Dentro del año de iniciar el tratamiento con estoa fármacos, el 1,3% de ellos tuvo un infarto de miocardio incidente.

Las conclusiones revelaron que el uso antipsicóticos se asocia con un aumento modesto y limitado en el riesgo de infarto de miocardio entre los pacientes mayores tratados con inhibidores de la colinesterasa.

Además, un control automático estudio de serie de casos (CCSC) se realizó entre todos los usuarios de AP que tuvieron un incidente MI (n = 804) durante el un año de seguimiento.

Los investigadores identificaron una cohorte de pacientes que comenzaron el tratamiento inhibidor de la colinesterasa (n = 37.138) identificados a través de la base de datos de prescripciones en Quebec, Canadá (2000-2009). De esta cohorte, todos los nuevos usuarios de AP (n = 10.969; 29,5%) durante el período de estudio fueron comparados con una muestra aleatoria de los no usuarios de antipsicóticos. El riesgo de infarto de miocardio se evaluó utilizando los modelos de riesgos proporcionales de Cox, ajustando por edad, sexo, factores de riesgo cardiovascular, uso de drogas psicotrópicas, y puntuaciones de propensión. Además, se llevó a cabo un estudio de serie de casos con control automático (SCCS, por sus siglas en inglés) utilizando modelos de regresión de Poisson condicional.

Dentro del primer año de iniciar el tratamiento con antipsicóticos,138 (1,3%) de los pacientes tuvieron un infarto de miocardio incidente y 126 casos (1,2%) entre la sub cohorte no expuesta. Los cocientes de riesgo- hazard ratio (HR)- para el riesgo de infarto de miocardio después del inicio del tratamiento fueron 2,19 (IC 95%: 1,11 a 4,32) para los primeros 30 días, 1,62 (IC del 95%, 0.99-2.65) para los primeros 60 días, 1,36 (IC del 95% , 0,89-2,08) para los primeros 90 días, y 1,15 (IC 95%, 0,89-1,47) para los primeros 365 días.

Entre los pacientes con demencia que iniciaron el tratamiento antipsicóticos fue menos probable que tuvieran 80 años o más (50,1% vs 56,2%), y más probable que tuvieran hipertensión o insuficiencia cardiaca (89,4% vs 76,4%), y que consumieran drogas cardiovasculares (estatinas o ácido acetil salicílico), agentes psicotrópicos (antidepresivos y ansiolíticos o sedantes) y antiinflamatorios no esteroides.

El SCCS realizado arrojo las razones de tasas de incidencia de 1,78 (IC del 95%, 1,26-2,52) para el periodo de 1 a 30 días, 1,67 (IC del 95%, 1,09-2,56) para el periodo de 31 a 60 días y 1,37 (95% IC, 0,82-2,28) para el periodo de 61 a 90 días.


Los autores concluyeron que los antipsicóticos se asocian con un aumento modesto y limitado en el riesgo de infarto de miocardio entre los pacientes ancianos que viven en la comunidad y están tratados con inhibidores de la colinesterasa.

Un editorial acompañante

Sudeep S. Gill, MD, MSc; Dallas P. Seitz, MD  From Association to Mechanism: Observational Studies Can Help Us Understand Fundamental Drug Actions. Comment on "Antipsychotic Use and Myocardial Infarction in Older Patients With Treated Dementia"
Arch Intern Med. Published online March 26, 2012. doi:10.1001/archinternmed.2012.682


discute las implicaciones de estos hallazgos.