lunes, 9 de abril de 2012

EL MODELO DE INNOVACIÓN PARA MEDICAMENTOS FRACASÓ.

de Francisco Rossi
COMUNICADO DE PRENSA.  FUNDACION IFARMA.



Informe Final del Grupo de Expertos de la OMS en Innovación Farmacéutica.


EL MODELO DE INNOVACIÓN PARA MEDICAMENTOS FRACASÓ. HAY QUE NEGOCIAR UN TRATADO GLOBAL.




La Organización Mundial de la Salud está distribuyendo desde hace unas horas, el informe final del GRUPO CONSULTIVO DE EXPERTOS EN INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO (DE MEDICAMENTOS); FINANCIAMIENTO Y COORDINACIÓN[1]. El South centre acaba de publicar el Policy Brief No 8 “Repensando el modelo de investigación y desarrollo para medicamentos; una convención global negociada”.[2]


De acuerdo con los dos documentos, los expertos consideran que el modelo de incentivos (basado en la propiedad intelectual y otros mecanismos de exclusividad) para la generación de nuevos medicamentos, ha sido un fracaso para responder a las necesidades de salud de los países en desarrollo. Se trata de un asunto de política económica global, en la medida en que los esfuerzos por corregir una falla del mercado (que desestimula la innovación) no dieron los resultados previstos, pero se trata también de un asunto moral, en la medida en que el sistema condujo a un escenario en el que millones de personas no tienen acceso a medicamentos que existen, pero tampoco existen medicamentos para muchas de sus necesidades.


El grupo examinó una serie de alternativas, experiencias y opciones en diseño o en desarrollo en diversos lugares del mundo, pero su principal conclusión es que se requiere de un gran esfuerzo global de coordinación, asignación de prioridades y de recursos, que será posible mediante la negociación de un tratado global para la innovación, la investigación y el desarrollo de medicamentos. Algo similar a lo que el mundo entero y la OMS lograron con la convención Global contra el tabaco, a la luz del artículo 19 de la Constitución de la OMS.


Este informe representa un paso decisivo (final?) en el debate sobre innovación, propiedad intelectual y salud pública, que se viene dando en el mundo entero, en diversos escenarios, pero que tuvo un hito con la “Estrategia Global y plan de acción en Propiedad Intelectual, innovación y salud pública” de la resolución 61.21 de la Asamblea Mundial de la Salud. Uno de sus mandatos fue conformar un grupo de expertos en coordinación y financiación de la innovación farmacéutica, cuyo informe fue entregado en 2010 y fue aparatosamente rechazado por la Asamblea Mundial de la Salud. Recordemos que de ésa comisión global formó parte Cecilia López Montaño, entonces senadora de la República de Colombia, y que fue justamente ella quien cuestionó el informe por haber sido manipulado para no cuestionar la propiedad intelectual, en una valiente carta de renuncia.




La Asamblea ordenó la conformación de una nueva comisión y unos nuevos términos de referencia, cuyo informe no deja ninguna duda sobre el papel de la propiedad intelectual y sobre la justeza de la renuncia de la ex - senadora.


El mundo en desarrollo tiene hoy una nueva esperanza de poder beneficiarse con innovaciones para las enfermedades olvidadas, y la esperanza de poder acceder a los productos novedosos de alto costo para las patologías crónicas, que cada vez son más comunes.


Ahora que Colombia se preparar para reglamentar sus normas sobre propiedad intelectual para ajustarse al TLC con los Estados Unidos, los resultados de este informe debieran ser seriamente considerados.




[1] Disponible en http://www.who.int/phi/CEWG_Report_5_April_2012.pdf
[2] Disponible en http://www.southcentre.org/index.php?option=com_content&view=article&id=1704%3Arethinking-the-rad-model-for-pharmaceutical-products-a-binding-global-convention&catid=41%3Ainnovation-technology-and-patent-policy&Itemid=67&lang=es