jueves, 18 de febrero de 2016

Asociación del uso prolongado de inhibidores de la bomba de protones con riesgo de demencia



JAMA Neurology, 15 de febrero de 2016



Importancia: Los medicamentos que influyen en el riesgo de demencia en los ancianos pueden ser relevantes para la prevención de la demencia. Los inhibidores de la bomba de protones (IBP) son ampliamente utilizados para el tratamiento de enfermedades gastrointestinales, pero también se han demostrado estar potencialmente implicados en el deterioro cognitivo. 
 
Objetivo: Examinar la asociación entre el uso de IBP y el riesgo de demencia en los ancianos. 
 
Diseño, lugar y participantes: Se realizó un estudio de cohorte prospectivo utilizando los datos de observación entre 2004-2011, derivados de la mayor compañía de seguros de enfermedad alemán, Allgemeine Ortskrankenkasse (AOK). Los datos sobre los diagnósticos de pacientes internos y externos (codificados por la modificación alemana de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud, Décima Revisión) y la prescripción de medicamentos (clasificados según el Anatomical Therapeutic Chemical Classification System) estaban disponibles en una base trimestral. El análisis de datos se realizó hasta agosto a noviembre de 2015. 
 
Exposiciones: Las recetas de omeprazol, pantoprazol, lansoprazol, esomeprazol, o rabeprazol. 
 
Variables y medidas principales: El resultado principal fue un diagnóstico de demencia incidente codificado por la modificación alemana de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud, Décima Revisión. La asociación entre el uso de IBP y la demencia se analizó mediante regresión de Cox dependiente del tiempo. El modelo se ajustó por posibles factores de confusión, como la edad, el sexo, comorbilidades y polifarmacia. Los resultados se analizaron un total de 73.679 participantes de 75 años de edad o mayores y libres de demencia al inicio del estudio. Los pacientes que recibieron medicación IBP habitualmente (n = 2.950; edad media [DE], 83,8 [5,4] años; 77,9% mujeres) tenían un riesgo significativamente mayor de incidencia de demencia en comparación con los pacientes que no recibieron medicación IBP (n = 70 729, con una media [SD] edad, 83,0 [5,6] años; 73,6% mujeres) (razón de riesgo [IC del 95%, 1,36-1,52] 1,44; P <.001).
Conclusiones y relevancia: La evitación de la medicación IBP puede prevenir el desarrollo de la demencia. Esta conclusión se apoya en el reciente análisis farmacoepidemiológico de datos primarios y está en concordancia con modelos en ratones en los que el uso de IBP aumentó los niveles de β-amiloide en el cerebro de ratones.

el trabajo
Gomm W, von Holt K, Thomé F, et al.
Association of Proton Pump Inhibitors With Risk of Dementia: A Pharmacoepidemiological Claims Data Analysis.
JAMA Neurol. Published online February 15, 2016. doi:10.1001/jamaneurol.2015.4791.