martes, 8 de enero de 2013

OTC , publicidad e intoxicaciones : una denuncia de los agentes de propaganda medica de Argentina

Medicamentos de Venta Libre superan al Consumo de cocaína como causa de intoxicación de los Porteños

 Jose A. Charreau - Secretario de Acción Social de la AAPM de la RA 

Comunicado de prensa de Asociación de Agentes de Propaganda Médica 07-01-13




La ingesta de medicamentos, en especial de las especialidades de venta libre que son promocionadas desde los medios audiovisuales y las carteleras publicitarias, se ha convertido en la segunda causa de intoxicación entre los argentinos y supera en 50 por ciento a los casos originados en el consumo de cocaína, reveló un estudio realizado por profesionales del Hospital Fernández de la Ciudad de Buenos Aires y difundido por la Asociación de Agentes de Propaganda Médica (AAPM).
 

El informe precisó que durante el año 2011 se asistieron 3741 pacientes en la guardia de la División Toxicología del Hospital Fernández de la Ciudad de Buenos Aires. El 11,5% de ellos, 430 casos, correspondieron a intoxicaciones medicamentosas y en su gran mayoría, 305 casos, se originaron en la ingesta por automedicación de medicamentos de venta libre, informó el profesor Carlos Damin, jefe de la División Toxicología del mencionado centro asistencial porteño.

“Esto ubica a los medicamentos como la segunda causa de intoxicación por frecuencia en un hospital general de agudos, siendo la primera la intoxicación por bebidas alcohólicas con 1029 pacientes, la tercera el monóxido de carbono con 390 pacientes, y la cuarta la cocaína con 290 pacientes”, detalló el director del Hospital Fernández en el estudio que la AAPM a su vez entregó a la Administración Nacional de Medicamentos (ANMAT).

Damin advirtió que “como sostiene un artículo publicado por la Primera Cátedra de Toxicología de la UBA, es innegable el impacto de la publicidad de los medicamentos en la conducta de los consumidores, y de allí los potenciales riesgos que representa para la salud de la población”.
 

“La publicidad y promoción activa por los medios masivos de comunicación aumenta la automedicación irresponsable y el uso irracional de medicamentos. Los fármacos medicinales abandonan así su lugar de bien social, esencial para la salud pública, y pasan a ser un bien de consumo”, alertó Damin.
 

El estudio de la División Toxicología del Hospital Fernández constituyó uno de los principales argumentos científicos de la reciente denuncia que la Asociación de Agentes de Propaganda Médica presentó ante la ANMAT advirtiendo “una vez más sobre la proliferación de publicidades de medicamentos de venta libre”.
 

Puntualmente, la AAPM expresó su “preocupación” por la flamante campaña publicitaria del laboratorio Bayer para su medicamento Aspirineta “dirigida especialmente a las mujeres y proponiendo su producto medicinal como un eficaz ‘remedio’ para la obesidad, el sedentarismo y el tabaquismo”, señaló la denuncia dirigida a Carlos Chiale, el titular de la ANMAT.
 

La AAPM enfatizó que “la Aspirineta ha sido instalada “en el inconsciente colectivo de la sociedad argentina” como un medicamento “bondadoso, inofensivo y multifacético a través de las campañas publicitarias” de su fabricante. “El mensaje, en síntesis, asegura que la Aspirineta y también la Aspirina se pueden consumir libremente y son recomendados para decenas de síntomas, desde febriles a inflamaciones”, cuando, por el contrario, existen evidencias científicas que desaconsejan su consumo diario.
 

“Una aspirina al día, más riesgos que beneficios”, fue la conclusión de un informe difundido el 10 de enero de 2012 por la cadena británica BBC Mundo, al reproducir un estudio difundido por la publicación especializada Archives of Internal Medicine (Archivos de Medicina Interna) advirtiendo que “una investigación llevada a cabo con más de 100 mil pacientes, encontró que el fármaco, tomado diariamente, puede hacer más daño que beneficio a una persona sana”.
 

Los resultados de la investigación coordinada por el Hospital St George de la Universidad de Londres surgieron de nueve ensayos clínicos en los que participaron 102.621 pacientes y una de las conclusiones fue que “sólo se constató una reducción del 20 por ciento de los infartos no fatales entre las personas que tomaban aspirina, pero no hubo reducción en las muertes por infarto, enfermedad cerebrovascular o cáncer”, informó Achives of Internal Medicine.
 

“Hemos podido mostrar en forma bastante convincente que el uso regular de aspirina entre las personas que no han padecido un ataque cardíaco puede ser más dañina que benéfica”, explicó Sreenivasa Seshasai, director del Centro de Investigación en Ciencias Cardiovasculares en el St. George de la Universidad de Londres.
 

Natasha Stewart, directora de la Fundación Británica del Corazón, explicó a la BBC que “nuestra recomendación es que la gente que no tiene enfermedad del corazón sintomática o diagnosticada no debe tomar aspirina porque el riesgo de una hemorragia interna puede superar los beneficios”.
 

En síntesis la publicidad de laboratorio Bayer de su producto aspirineta incita el consumo de drogas farmacológicas con el siguiente mensaje “NO IMPORTA QUE FUMES, NO IMPORTA QUE SEAS OBESO, NO IMPORTA QUE NO HAGAS ACTIVIDAD FÍSICA. SEGUÍ ASI, TOTAL, ASPIRINETA (acido acetil salicílico) TE PROTEGE, TE EVITA EL INFARTO”. Este mensaje es absolutamente falso en términos científicos y genera automedicación peligrosa, concluyó la denuncia de AAPM presentada ante la ANMAT.