jueves, 24 de enero de 2013

La industria farmacéutica argentina crecerá de manera constante hasta el 2020.



Proyecto salud , 23/1/2013

El informe “Pharma 2020. From vision to decision” asegura que ese año, junto a otros 13 países, la facturación llegará a los 500 mil millones de dólares. Radiografía de la industria a nivel mundial.


Con números que superan ampliamente la media económica argentina, la industria farmacéutica local vive uno de los períodos de mayor crecimiento de la historia.
Según el informe presentado el sábado pasado en el programa radial Marca de Radio (radio La red, sábados de 10 a 13), la producción y venta de medicamentos es la segunda actividad con valor agregado del país, y la octava en materia de facturación. Al parecer, este presente será una constante en los próximos años.

Es que un informe internacional proyecta que la industria local seguirá creciendo, y junto a otros mercados del tercer mundo alcanzará los 500 mil millones de dólares en 2020. Hasta ese año se extenderá la bonanza del sector, que a nivel mundial llegará a los 1,6 billones de dólares.

El informe “Pharma 2020. From vision to decision” es un detallado panorama de la industria farmacéutica mundial, y fue elaborado por la consultora especializada PwC. Según sus proyecciones, para el 2020 la Argentina integrará el lote de países emergentes que crecerán en materia de venta de medicamentos. Las proyecciones aseguran que el grupo (que integran entre otros México y países del sudeste asiático) “generaría ingresos por ventas de 499 mil millones de dólares en 2020”, y así representaría “casi un tercio de las ganancias por ventas del sector a nivel global”.

Según los datos difundidos, la Argentina tuvo un crecimiento del 7,2 por ciento en el sector farmacéutico en 2011, y se encuentra entre los promedios más altos a nivel global. Los países emergentes son el tercer gran bloque analizado por PwC, detrás de los países desarrollados y aquellos que forman el bloque BRIC (Brasil, Rusia, India y China). Estos últimos son los grandes ganadores de las proyecciones en el sector, ya que “aumentaron un 22,6 por ciento sus ingresos por ventas de la industria farmacéutica en 2011”. Además, los especialistas estiman que para 2020 los países del BRIC representarán el 33 por ciento del PBI farmacéutico mundial, lo que traería como consecuencia “un incremento en la demanda de productos y servicios farmacéuticos y una ampliación del acceso a la atención médica”.

Según datos oficiales, la industria farmacéutica argentina crece de manera sostenida desde 2003. Los últimos datos oficiales afirman que la facturación total “e incrementó un 37,5 por ciento durante el tercer trimestre de 2012 con relación al mismo período del año 2011”. En concreto, las ventas al mercado interno (compuestas por medicamentos producidos localmente más los importados) aumentaron un 29,9 por ciento y las exportaciones 191,3 por ciento.

En el tercer trimestre de 2012, el INDEC confirmó que “los medicamentos de mayor facturación fueron los del Sistema nervioso con 913 millones de pesos, seguidos por los destinados al Aparato Digestivo y metabolismo con 839 millones, los medicamentos del Aparato cardiovascular con 821 millones, y los Antineoplásicos e inmunomoduladores con 806 millones de pesos”. Estos 4 grupos de medicamentos concentraron el 56,5 por ciento de la facturación total.

Si este patrón de crecimiento continúa, destaca el informe de PwC, el mercado farmacéutico de los países emergentes que integra la Argentina y los otros 13 países “generaría ingresos por ventas de 499 mil millones de dólares en 2020, y así representaría casi un tercio de las ganancias por ventas del sector a nivel global”.

Sin embargo, a pesar de que estos mercados tienen gran potencial, “podrían tardar hasta veinte años para alcanzar el crecimiento de los desarrollados”. También es cierto que muchos de los países emergentes tienen pendientes importantes desafíos, tales como “la diversidad cultural, el subdesarrollo de la infraestructura, las débiles regulaciones y los ingresos medios bajos”.

En cuanto a los países del llamado primer mundo, Canadá, Francia, Alemania, Japón, Inglaterra y Estados Unidos, generan casi el 60 por ciento de los ingresos del sector. “No obstante, a partir de la crisis financiera global los contribuyentes comenzaron a exigir mejores resultados como condición para el pago de nuevos medicamentos y la tendencia señala que el crecimiento disminuirá en estos países”, concluye el informe.

Por último, el trabajo “Pharma 2020. From vision to decision” proyecta que los ingresos generados por ventas en la industria farmacéutica a nivel global “alcanzarían los 1,6 billones de dólares en 2020”. No obstante, la industria se encontraría en una encrucijada: la crisis de productividad del sector es tan grave que sólo unas pocas organizaciones subsistirían en 2020, de acuerdo a los especialistas de PwC. Algunas serían adquiridas y perderían sus activos y otras separarían sus actividades de investigación y desarrollo (I&D) de su principal negocio buscando reducir el riesgo.

Disponible en http://bit.ly/WH9gHc