miércoles, 24 de junio de 2015

El pochoclo ( las palomitas) del cine engorda más y tiene más sal que dos hamburguesas con queso



Un estudio ha desvelado, además, que una ración puede tener la misma cantidad de azúcar que tres latas de refresco
 
Abc.es 18 de junio de 2015
 
 
 
 
Las palomitas han pasado de ser un aperitivo sano, a comida basura - Fotolia
 
Una tarde de cine no suele estar completa sin una buena ración de palomitas (eso, si el dinero lo permite, pues no son precisamente baratas). El aperitivo, a priori, no tendría por qué ser insano, pues el maíz es una fuente de vitaminas B-6 y C

No obstante, un nuevo estudio realizado por el grupo «Consenso en la Acción sobre la Sal y la Salud» ha determinado que la realidad es bien diferente. ¿La razón? Una ración de este tentempié puede llegar a contener (dependiendo del tamaño) una cantidad de sal equivalente a la que tienen dos hamburguesas con queso y azúcar por valor a tres latas de refresco. 

Este estudio ha venido a desvirtuar todavía más las palomitas que se adquieren en el cine, las cuales cuentan además con muchas calorías

Concretamente, 
una ración pequeña suele contener 400 calorías (una cantidad similar a la de una hamburguesa con queso), 
750 si es de tamaño mediano y,
 finalmente, 1.200 en el caso de que se apueste por los gigantescos cubos que se ofrecen a las puertas de la gran pantalla. 

Si se considera que la ingesta de calorías recomendada para un adulto a diario debería oscilar entre las 1.500 y las 2.000 calorías, se puede apreciar la factura que pasamos por «picar algo» en el cine.

Una peligrosa cantidad de sal y azúcar

El estudio ha sido realizado con muestras recogidas en los cines de Lancashire (en Gran Bretaña). Los resultados obtenidos no han podido ser peores, pues han desvelado que una ración mediana de palomitas puede contener (dependiendo del establecimiento) entre 3,1 gramos y 5,1 gramos de sal.


Esta cantidad es equivalente a la que se encuentra en dos hamburguesas -con sus respectivas patatas fritas- adquiridas en cualquier cadena de comida rápida. «Las palomitas de maíz se han reinventado a sí mismas. Han pasado de ser una merienda saludable y sabrosa, a contener peligrosos niveles de sal», ha explica al «Daily Telegraph» la nutricionista Sonia Pombo.

De la misma opinión es Graham MacGregor, presidente de la asociación responsable del estudio: «Este es un ejemplo perfecto de cómo se puede coger algo bueno para la salud y arruinarlo añadiendo grandes cantidades de sal. La sal aumenta nuestra presión arterial, dando lugar a accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas La reducción de sal es una de las medidas más cefectivas para reducir el número de muertes en este sentido».
Otro tanto sucede con el azúcar que se incluye en las palomitas de los cines. Y es que, estas suelen contener una cantidad equivalente a la que se puede hallar en tres refrescos de cola. A su vez, esta cuantía aumenta hasta los 121 gramos (unas 30 cucharaditas) por una ración de 200 gramos en el caso de las famosas palomitas de caramelo.