domingo, 28 de junio de 2015

Sofosbuvir: LA BOLSA O LA VIDA



Opinión: Lorena Di Giano, Tiempo Argentino, 28 de Junio de 2015

La hepatitis C representa una crisis de salud pública mundial. Cada año, 700 mil personas mueren de complicaciones hepáticas relacionadas con la enfermedad por no recibir el tratamiento que precisan.

El 20 de mayo de 2015, Hola Malena, la comunidad organizada, organizaciones sociales, organizaciones de personas con Hepatitis C; abogados y activistas defensores de la Salud Pública nos opusimos a una patente que Gilead Sciences (multinacional farmacéutica estadounidense) persigue en nuestros países para garantizar un monopolio que le asegure el cobrar precios exorbitantes por un medicamento que significaría la cura de millones de personas en el mundo.
Las oposiciones a las patentes indebidas se están llevando a cabo en Argentina, Brasil, Ucrania, Rusia mientras que se realizan marchas en Tailandia, Marruecos e India para prevenir el abuso del sistema de patentes de parte de Gilead y que cada persona que necesita el sofosbuvir pueda obtenerlo. 59 millones de personas viven con Hepatitis C en estos países. 
Ante la demanda desesperada de personas cuya salud depende del medicamento sofosbuvir, Gilead saca al mercado este medicamento a precios fuera del alcance de la mayoría de las personas que lo necesitan y fuera del alcance de los presupuestos públicos. Gilead busca patentar sofosbuvir intentando apropiarse de conocimiento que se encuentra en dominio público en un claro abuso al sistema de patentes. En nuestro país, se calcula que el tratamiento de 12 semanas podría costar entre 2.000 mil y 15.000 dólares. Estudios de la Universidad de Liverpool demuestran que el sofosbuvir puede ser manufacturado y vendido en forma genérica por U$S 101.
Gilead ha obtenido $ 16 billones de dólares en ganancias en los últimos 15 meses –en gran parte gracias a la venta de sofosbuvir– a expensas de la salud de la población y la apropiación de conocimiento público en países como EEUU. La búsqueda de patentes injustificadas y el consiguiente precio abusivo que permite el monopolio responden a un modelo de negocios que pone el lucro por encima de la salud pública.
La vida de cientos de miles de personas en Argentina está en juego, y la situación amerita una respuesta rápida desde las políticas públicas. La solicitud de patente que busca Gilead en Argentina debe ser rechazada porque no cumple con los requisitos legales, el rechazo de la patente pretendida garantizará la entrada de versiones genéricas de calidad y bajo precio y permitirá la producción local de este medicamento clave para controlar la epidemia de hepatitis C en Argentina. Los medicamentos no son mercancía, son bienes sociales para garantizar la salud de la población. «

Nota original en http://bit.ly/1U0kDrN