martes, 13 de enero de 2015

Medicamentos a precio de oro


N. Ramirez de Castro , ABC.es 13 de enero de 2015
 

La llegada de nuevos fármacos, como los de la hepatitis C, plantean un nuevo desafío económico a los Gobiernos


Sovaldi, un tratamiento innovador para la hepatitis C


Lo que debería ser una buena noticia, la aparición de medicamentos más eficaces para el tratamiento de enfermedades graves como la hepatitis C, se está convirtiendo en un grave problema económico para los países desarrollados. El debate no es nuevo y no está solo en España. Lo recordaba este lunes el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en una entrevista en TVE. «En los próximos años los países van a tener que tomar decisiones que no hipotequen su estabilidad económica. No es ético ni legítimo que un país pueda tener una dificultad económica insalvable para que a sus ciudadanos les llegen esos fármacos», advertía.

Núñez Feijóo reconocía que las compañías farmacéuticas necesitan tener beneficios para seguir garantizando la innovación y la investigación, pero sin cuestionar la vida de los ciudadanos de un país por motivos económicos cuando hay laboratorios «que tienen más presupuesto que un país».
Tratamientos del cáncer

En los años 90 se planteaba cómo financiar los primeros tratamientos contra el sida. Aquellos medicamentos costaban 6.000 euros por persona, hoy un nuevo tratamiento de doce semanas para la hepatitis C, puede costar entre 50.000 y 60.000 euros.

Y no son los únicos.
El paso de la farmacología sintética a la biológica va a suponer un cambio dramático también en la forma de tratar el cáncer, una de las enfermedades que más recursos consume. En los próximos años se espera la llegada de nuevos antitumorales que, de nuevo volverá a ser una buena noticia para los enfermos, pero desde un punto de vista económico, se convertirán en un nuevo desafío para el sistema sanitario.

Hace un año, 120 oncólogos de todo el mundo firmaban una carta en una revista científica donde advertían de que los altos precios de los antitumorales «ponían en riesgo» el acceso a los medicamentos. La carta hacía referencia a las nuevas terapias relacionadas con la leucemia. Pero la reflexión incluía a otros fármacos contra el cáncer y a la espiral de precios de las nuevas moléculas que ya están saliendo al mercado.

No es un problema de Europa, ni de países con buenas coberturas sanitarias. En Estados Unidos, las aseguradoras también han alzado la voz contra los precios de los nuevos tratamientos del cáncer.
Acceso desigual

Los enfermos de hepatitis C han sido los primeros en salir a la calle para reclamar tratamientos, pero la escena podría repetirse en breve con los pacientes de cáncer. La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) denuncia que un enfermo puede recibir un fármaco más avanzado que otro, según la comunidad autónoma en la que vivan e includo dentro de una comunidad en función del hospital en el que esté siendo tratado. «El Estado decide qué medicamentos se financian pero en realidad son las comunidades y los hospitales los que toman la última decisión. Hemos denunciado en multitud de ocasiones que hay medicamentos oncológicos que pese a estar aprobados no están disponibles para los enfermos porque su hospital no lo prescribe», señala Pilar Garrido, presidenta de la SEOM.

Garrido no espera una comisión como la creada para la hepatitis C, pero sí reclama que los centros sanitarios y las autonomías estén obligadas a facilitar los medicamentos para poner fin a la desigualdad actual. En dos meses esta sociedad, que agrupa a los oncólogos españoles, tendrá un mapa español donde se mostrarán las desigualdades que denuncian.
Como 50 kilómetros de AVE

¿Qué hacer para compatibilizar innovación con sostenibilidad? Desde la industria farmacéutica se reconoce el alto precio de los nuevos tratamientos, pero se recuerda la alta inversión temporal y económica que requiere cada una de estas novedades. También se argumenta que las compañías farmacéuticas y las administraciones públicas ya están poniendo en marcha medidas flexibles para minimizar el riesgo de grandes desembolsos, indican.

En el caso concreto de la hepatitis C, las farmacéuticas creen que el coste, aunque elevado, es asumible para un país como España, si se tiene en cuentaque con el equivalente a la inversión que supondría sólo 50 km de AVE se tratarían a los 35.000 pacientes susceptibles de recibir el tratamiento




Enlace a nota original http://www.abc.es/sociedad/20150113/abci-medicamentos-precio-201501131118.html