lunes, 12 de enero de 2015

Ejercicios para artrosis de rodilla. Revisón Sistemática


Rev Cochrane, 9 de enero de 2015

Antecedentes: La artrosis de rodilla (OA) es un importante problema de salud pública debido a que causa dolor crónico, reduce la función física y disminuye la calidad de vida. Se prevé que el envejecimiento de la población y el aumento de la prevalencia mundial de obesidad, aumentarán dramáticamente la prevalencia de la artrosis de rodilla y sus alteraciones asociadas. No se conoce cura para la OA de rodilla, pero la terapia con ejercicio es una de las intervenciones no farmacológicas dominantes recomendados por las normas internacionales.

Objetivos: Determinar si el ejercicio de piso terapéutico,es beneficioso para las personas con artrosis de rodilla en términos de reducción del dolor en las articulaciones o la mejora de la función física y calidad de vida.
Métodos de búsqueda: Se realizaron búsquedas en cinco bases de datos electrónicas, hasta mayo de 2013.

Criterios de selección: Todos los ensayos controlados aleatorios (ECA) que tuvieran asignación aleatoria y que compararan los grupos tratados con algún tipo de ejercicio terapéutico de piso (en oposición al ejercicio realizado en el agua) con un grupo control no ejercicio o un grupo sin tratamiento.

Recogida y análisis de datos: Tres equipos de dos revisores extrajeron los datos de forma independiente, evaluaron el riesgo de sesgo de cada estudio y evaluaron la calidad del conjunto de pruebas para cada resultado con el enfoque GRADE (grado de recomendación, evaluación, desarrollo y evaluación). Se realizaron análisis de los resultados continuos (dolor, función física y calidad de vida) inmediatamente después del tratamiento y en los resultados dicotómicos (proporción de retiros de los estudios) al final del estudio; también llevaron a cabo análisis sobre los efectos sostenidos de ejercicio sobre el dolor y la función (dos a seis meses, y más de seis meses).
Resultados principales: En total, se extrajeron los datos de 54 estudios. En total, 19 (20%) estudios informaron una adecuada generación de la secuencia aleatoria y la ocultación de la asignación y un registro adecuado de los datos de resultado incompletos; hemos considerado estos estudios para tener un bajo riesgo de sesgo general. Los estudios en gran parte estuvieron libres de sesgo de selección, pero los resultados de la investigación pueden ser vulnerables al sesgo de realización y de detección, ya que sólo cuatro de los ECA informaron el cegamiento de los participantes a la asignación al tratamiento, y, aunque la mayoría de los ECA informaron de evaluación de resultados cegados, el dolor, la función física y la calidad de la vida fueron autoinformados por los participantes.
La evidencia de alta calidad proveniente de 44 ensayos (3537 participantes) indica que el ejercicio reduce el dolor (diferencia de medias estandarizada (DME) -0,49; intervalo de confianza del 95% (IC) -0,39 a -0,59) inmediatamente después del tratamiento. El dolor se estimó en 44 puntos dentro de una escala de 0 a 100 puntos (0 indica ausencia de dolor) en el grupo de control; el ejercicio redujo el dolor en un equivalente a 12 puntos (IC del 95%: 10 a 15 puntos).
Calidad de evidencia moderada de 44 ensayos (3913 participantes) mostró que el ejercicio mejora la función física (DME -0,52; IC del 95%: -0,39 a -0,64) inmediatamente después del tratamiento. La función física se estimó en 38 puntos en una escala de 0 a 100 puntos (0 indica sin pérdida de la función física) en el grupo control; el ejercicio mejora la función física en un equivalente a 10 puntos (IC del 95%: 8 a 13 puntos). Evidencia de alta calidad a partir de 13 estudios (1073 participantes) reveló que el ejercicio mejora la calidad de vida (DME 0,28; IC del 95%: 0,15 a 0,40) inmediatamente después del tratamiento. La calidad de vida se estimó en 43 puntos en una escala de 0 a 100 puntos (100 indicaron mejor calidad de vida) en el grupo control; el ejercicio mejora la calidad de vida en un equivalente a 4 puntos (IC del 95%: 2 a 5 puntos).
Evidencia de alta calidad proveniente de 45 estudios (4607 participantes) mostró un riesgo comparable de retirada de la asignación del ejercicio (tasa de eventos 14%) en comparación con el grupo control (tasa de eventos 15%), y esta diferencia no fue significativa: odds ratio (OR) 0,93 (IC del 95%: 0,75 a 1,15). Ocho estudios informaron eventos adversos, todos los cuales estaban relacionados con el aumento del dolor de rodilla o lumbalgia, atribuidos a la intervención de ejercicios provista. Ningún estudio informó un evento adverso grave.
Además, 12 estudios incluidos proveyeron datos de sostenibilidad post-tratamiento de dos o seis meses en 1.468 participantes para dolor de rodilla y en 1279 (10 estudios) participantes para función física. Estos estudios indicaron la sostenibilidad del efecto del tratamiento para el dolor (DME -0,24; IC del 95%: -0,35 a -0,14), con una reducción equivalente de 6 (3-9) puntos en la escala de 0 a 100 puntos, y de la función física (SMD -0,15 IC del 95% -0,26 a -0,04), con una mejora equivalente de 3 (1 a 5) puntos en la escala de 0 a 100 puntos.
Se observó marcada variabilidad en todos los estudios incluidos, entre los participantes reclutados, duración de los síntomas, intervenciones de ejercicios evaluados y aspectos importantes de la metodología del estudio. Los programas individualizados podrían dar lugar a una mayor reducción en el dolor y la mejoría de la función física, en comparación con los programas de ejercicios basados en clases o programas basados en el hogar; sin embargo se observó una heterogeneidad marcada entre estudios, dentro del subgrupo de tratamiento individualizado.

Conclusiones de los autores: Evidencia de alta calidad indica que el ejercicio terapéutico de piso proporciona beneficio a corto plazo que se mantiene durante al menos dos a seis meses después de la interrupción del tratamiento formal en términos de reducción de dolor de rodilla. Evidencias de calidad moderada muestran una mejora de la función física en las personas con OA de rodilla. La magnitud del efecto del tratamiento se considera moderado (inmediata) a pequeña (dos a seis meses), pero comparables con las estimaciones informados para los medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos. Los intervalos de confianza alrededor de los resultados combinados demostrados para la reducción del dolor y de la mejora de la función física no excluyen un efecto del tratamiento mínimo clínicamente importante. Dado que los participantes en la mayoría de los ensayos eran conscientes de su tratamiento, esto puede haber contribuido a su mejoría. A pesar de la falta de cegamiento no disaminuimos la calidad de las pruebas por el riesgo de sesgo de realización o de detección. Esto refleja nuestra creencia de que una mayor investigación en esta área es poco probable que cambie los resultados de nuestra revisión.

El trabajo
Fransen M, McConnell S, Harmer AR, Van der Esch M, Simic M, Bennell KL. Exercise for osteoarthritis of the knee. Cochrane Database Syst Rev. 2015 Jan 9;1:CD004376. [Epub ahead of print] DOI: 10.1002/14651858.CD004376.pub3
disponible en bit.ly/1suhPso