martes, 8 de julio de 2014

Gabapentina y Pregabalina: Entre el uso y el abuso


Gabapentina y Pregabalina: Entre el uso y el abuso
INFAC. Información Farmacoterapéutica De La Comarca. Volumen 22 • Nº 4 • 2014

8 de julio 2014

Sumario
• Introducción
• ¿Cuáles son las indicaciones autorizadas?
• Uso en indicaciones no autorizadas (off-label)
• Seguridad
• Conclusiones



INTRODUCCIÓN
Gabapentina y pregabalina son fármacos antiepilépticos con acciones farmacológicas similares. Son análogos estructurales del GABA, si bien su mecanismo de acción no es totalmente conocido. El primero en comercializarse fue gabapentina (Neurontin®), que se autorizó en EE.UU. para el tratamiento combinado de la epilepsia. Sin embargo, su uso fue extendiéndose a otras indicaciones promovidas por el laboratorio fabricante, como el tratamiento del dolor neuropático y nociceptivo, la profilaxis de la migraña o el trastorno bipolar, en las que podía generar mayores beneficios que en su indicación original como antiepiléptico, convirtiéndose así en un «blockbuster» o éxito de ventas1,2. Para ello, se utilizaron métodos de promoción muy «eficaces», basados en la publicación selectiva de resultados favorables,lo cual pone en entredicho la validez de la evidencia en estos casos3. El laboratorio fue multado por promover ilegalmente la prescripción fuera de las indicaciones autorizadas (uso off-label ), pero los cuantiosos beneficios obtenidos con las ventas compensaron con creces la sanción. Ya en el 2001, los datos de un estudio realizado en EE.UU. indicaban que gabapentina era el fármaco con mayor uso off-label: el 83% de su uso fue en indicaciones no aprobadas y solo en un 20% de esos casos existía alguna evidencia que avalaba su utilización4. Hace diez años, coincidiendo con el fin de la patente de Neurontin®, el mismo laboratorio comercializó pregabalina (Lyrica®).
Este fármaco es similar farmacológicamente a gabapentina, pero con un coste muy superior.
Ahora, diez años más tarde, con la patente de Lyrica® a punto de caducar, nos preguntamos cuál ha
sido el recorrido de estos dos fármacos en los últimos años.
¿Cuáles son sus indicaciones aprobadas? ¿En qué indicaciones se usan realmente? ¿Qué evidencia
soporta dichos usos? ¿Ha aumentado su consumo? ¿Qué sabemos sobre su seguridad?
En el boletín intentaremos dar respuesta a estas cuestiones


número completo disponible en:http://bit.ly/1xLL3S6