jueves, 20 de noviembre de 2014

Los lipidos como factor de riesgo cardiovascular (RCV), tratamiento farmacológico (Boletin INFAC Vol 22 No 7)


El objetivo de este boletin INFAC es resumir las principales recomendaciones para el tratamiento hipolipemiante en el marco del manejo del riesgo cardiovascular, las cuales se recogen en la «Guía de Práctica Clínica sobre el manejo de lípidos como factor de riesgo cardiovascular 2014» de la Comunidad Autónoma del País Vasco. Esta guía se ha elaborado siguiendo la metodología GRADE. En este boletín se incluye una selección de referencias bibliográficas que han sido claves para la elaboración de las recomendaciones.
INTRODUCCIÓN
La enfermedad cardiovascular (ECV) sigue siendo una de las principales causas de muerte prematura en Europa, representando el 42% de las muertes de mujeres y el 38% de las de los varones europeos menores de 75 años, si bien en las últimas décadas esta mortalidad ha disminuido considerablemente.
La ECV está fuertemente relacionada con el estilo de vida, en especial con el consumo de tabaco, los hábitos de vida poco saludables, la inactividad física y el estrés psicosocial. De hecho, más de la mitad de esta disminución de las muertes por ECV se atribuyen a la reducción de los factores de riesgo (FR), especialmente tabaquismo, presión arterial y colesterol. Según la Organización Mundial de la Salud, con cambios adecuados del estilo de vida se podrían prevenir más de tres cuartas partes de la mortalidad cardiovascular1.
El nivel plasmático de colesterol es uno de los principales factores de riesgo para la enfermedad coronaria. Sin embargo, en nuestro país el riesgo atribuible al mismo parece ser menor que el de otros FR, como el sobrepeso y el tabaquismo2. Además, el impacto de los niveles de colesterol sobre la mortalidad cardiovascular en los países del sur de Europa es muy inferior al de otros países (Norte de Europa o Estados Unidos)1.
El consumo poblacional de hipolipemiantes en la CAPV ha pasado de 46 DHD en el año 2006 a 90 DHD en el año 2013, lo que supone un crecimiento del 93%. Las estatinas representan el 90% del consumo de hipolipemiantes en 2013 (ezetimiba supone en torno al 4%, y los fibratos un 5%).
En el año 2013 el coste total de estos fármacos en la CAPV fue de más de 35 millones de euros, de los que el 25% fueron por el uso de las nuevas estatinas, rosuvastatina (21,5%) y la recién incorporada pitavastatina (3,5%), y otro 25% por el uso de ezetimiba (sola o asociada a estatina). Destaca el consumo de esta última, cuando se trata de un hipolipemiante que no ha demostrado beneficios en resultados orientados al paciente (reducción de eventos cardiovasculares o mortalidad).

Las preguntas seleccionadas a las que se dan respuesta en este boletín son las siguientes:
  • ¿Cuáles son las cifras objetivo de c-LDL en prevención primaria y secundaria?
  • ¿Cuál es el tratamiento hipolipemiante de elección en prevención primaria?
  • ¿Cuál es el tratamiento hipolipemiante de elección en prevención secundaria?
  • ¿Cuál es la dosis de estatinas que hay que utilizar para el tratamiento en prevención secundaria?
  • ¿Está indicado el tratamiento combinado de estatinas con otro fármaco en pacientes de riesgo cardiovascular alto o en prevención secundaria?
  • ¿Hay un límite de edad para utilizar tratamiento hipolipemiante?
Aunque las recomendaciones presentadas requieren ser adaptadas al contexto de nuestro pais, reflejan los hallazgos de la evidencia actualmente disponible sobre et tema y resultan muy útiles para racionalizar el uso de hipoliplemiante en nuestra práctica.

Número completo disponible en  http://bit.ly/1yvxaHt