viernes, 6 de diciembre de 2013

Justicia fallo a favor de la municipalidad de Cordoba por transgresión en protocolos de investigación en hospitales públicos


El TSJ le dio la razón a Juez, ocho años después

Por Francisco Panero,La Voz del Interior,  3 de diciembre 2013


Es por la sanción impuesta por la Municipalidad a quienes aplicaron protocolos médicos a niños en el Infantil. Ratifican cesantías a profesionales del equipo de Miguel Tregnaghi.       


 

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) le dio la razón a la Municipalidad de Córdoba en el conflicto judicial que se inició en 2005 (gobernaba Luis Juez) cuando suspendió los protocolos de investigación de medicamentos que se realizaban en niños en el Hospital Infantil. La cesantía de profesionales que participaron del experimento dio lugar a una disputa en Tribunales que finalizó recientemente con la ratificación de esas sanciones a cuatro mujeres que integraban el equipo conducido por el infectólogo Miguel Tregnaghi, quien se jubiló.



Las cesantías ratificadas por el TSJ son las de las profesionales que fueron a la Justicia a recurrir la decisión de la Municipalidad: Ana María Baudagna, Alicia Norma Oller, Miriam Calvari y Silvia Laura Yudowski.



La Cámara Contencioso Administrativa de Primera Instancia había hecho lugar a la demanda, en fallo dividido.



En el caso de la bioquímica Baudagna, como así también a las otras denunciantes, el TSJ concluyó que incurrieron en “falta de decoro” al realizar ensayos financiados por un laboratorio privado en horario de trabajo y en el espacio público. Ensayaron en niños de hasta tres años aplicándoles medicamentos en fase de investigación, para lo cual hicieron firmar el consentimiento a los padres “sin que supieran en realidad lo que otorgaban”.



En el caso Baudagna (de similares términos a los otros tres), el primer voto es de Armando Andruet quien reprochó la actividad del equipo conducido por Tregnaghi, a cargo de médicos y bioquímicos: “Esto es, ensayos clínicos en transgresión a la normativa, como así también a la legislación municipal, al utilizar los medios –personal, instrumentos, insumos y recursos– de la Municipalidad de Córdoba, que fueron afectados para satisfacer intereses personales y de entidades privadas (...) con una finalidad ajena a la que institucionalmente le correspondía”.



Con la anuencia de Aída Tarditti y Domingo Juan Sessín, Andruet sostiene: “Estos aspectos no pueden ser desconocidos por un profesional del arte de curar que realiza investigaciones médicas, a quien se exige el cumplimiento de un deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento del arte, más cuando el resultado de sus actos u omisiones involucra al sector más vulnerable de la sociedad comprendido en la salud pública de la población”.



El Alto Cuerpo remarca que la “falta de decoro” ocurrió “en situación de incompatibilidad de intereses, por haber sido cometida en horario de trabajo, utilizando la infraestructura del sistema público de salud municipal y percibiendo beneficios económicos por prácticas y ensayos de nuevos fármacos en fase de desarrollo”.


A propósito de la decisión del TSJ, el exintendente Luis Juez manifestó: “Celebro este fallo de la Justicia y la contundencia de su texto argumentativo, ya que reafirma las convicciones y razones de quienes desde el gobierno de la Ciudad declaramos un combate sin cuartel a las irregularidades, los abusos y cualquier expresión de corrupción, aun aquellas disimuladas con decenas de diplomas”.


http://bit.ly/1bYQiVh