jueves, 20 de diciembre de 2012

Amoxicilina no es útil en las infecciones agudas respiratorias bajas, sino se sospecha neumonía


el trabajo  de

Paul Little, Beth Stuart, Michael Moore, Samuel Coenen, Christopher C Butler, Maciek Godycki-Cwirko, Artur Mierzecki, Slawomir Chlabicz, Antoni Torres, Jordi Almirall, Mel Davies, Tom Schaberg, Sigvard MÖlstad, Francesco Blasi, An De Sutter, Janko Kersnik, Helena Hupkova, Pia Touboul, Kerenza Hood, Mark Mullee, Gilly O’Reilly, Curt Brugman, Herman Goossens, Theo Verheij, on behalf of the GRACE consortium

Amoxicillin for acute lower-respiratory-tract infection in  primary care when pneumonia is not suspected: a 12-country, randomised, placebo-controlled trial  
The Lancet Infectious Diseases, Early Online Publication, 19 December 2012 :10.1016/S1473-3099(12)70300-6
  resumen  http://bit.ly/V7bwFL texto completo (temporal) http://bit.ly/W3RXN7

y la nota de prensa

Un estudio confirma que la mayoría de casos de tos no responden a los antibióticos.

Denise Mann,  Healthday, 18/12/12

La amoxicilina podría hacer más mal que bien a menos que se sospeche de neumonía, advierten los investigadores
Los antibióticos comúnmente recetados no ayudan a curar la mayoría de casos de tos en los adultos, confirma una investigación reciente.
Con frecuencia, a los pacientes con tos o bronquitis se les recetan antibióticos, y estudios anteriores han arrojado resultados conflictivos sobre su efectividad. Para este estudio, los investigadores asignaron al azar a más de 2,000 adultos que se quejaban de tos a tomar el antibiótico amoxicilina durante una semana, o un placebo.

En general, el antibiótico no fue más efectivo para aliviar los síntomas o su duración que el placebo, halló el estudio. Los hallazgos también se sostuvieron en las personas mayores de 60 años.
"El mensaje principal es que los antibióticos usualmente no son necesarios para las infecciones respiratorias, si no se sospecha de neumonía", señaló el Dr. Philipp Schuetz, del Kantonsspital Aarau en Suiza.
"Solo unos pocos pacientes se benefician de los antibióticos, y se les puede identificar con las nuevas pruebas de sangre para las infecciones bacterianas", apuntó Schuetz, quien escribió un editorial que acompaña al estudio. "Los médicos y los pacientes deben en general prescindir del uso de antibióticos, pero si no están seguros, la prueba sanguínea les ayuda a minimizar los riesgos aún más".

Los participantes del estudio tenían al menos 18 años y habían buscado tratamiento por tos aguda, o sea que habían tenido la tos por menos de un mes, que es una de las enfermedades más comunes vistas por los médicos de atención primaria. No había motivo para sospechar que alguno tuviera neumonía, una infección de los pulmones que se trata con antibióticos.
Los participantes tomaron los antibióticos tres veces al día durante siete días. Aunque no se recuperaron mejor que los que tomaron el placebo, eran más propensos a reportar efectos secundarios como náuseas, sarpullido y diarrea, según el estudio, que aparece en la edición en línea del 19 de diciembre de la revista The Lancet Infectious Diseases.

Sin embargo, más personas del grupo del placebo experimentaron síntomas nuevos o que empeoraron, pero esto no ocurrió con suficiente frecuencia como para justificar el tratamiento con antibióticos para todas las personas. Treinta personas tendrían que ser tratadas con antibióticos para evitar que una persona desarrolle síntomas nuevos o peores, halló el estudio.

El estudio es el más grande hasta la fecha en mostrar que los antibióticos no ayudan a tratar las infecciones respiratorias inferiores, apuntan los investigadores.
El uso indiscriminado de los antibióticos también puede plantear riesgos, comentó Schuetz. "El principal riesgo de los antibióticos se relaciona con efectos secundarios directos, como la diarrea grave", apuntó. "Los otros riesgos se relacionan con el surgimiento de bacterias multirresistentes, que a nivel poblacional son una amenaza para la sociedad, ya que los antibióticos quizás no funcionen de forma adecuada".

El Dr. Len Horovitz, pulmonólogo del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, dijo que muchos pacientes exigen antibióticos para cortar un resfriado de raíz.
"No funciona así", explicó. "Los virus, como el resfriado común, no responden a los antibióticos".

Entonces, ¿qué funciona? "Cuidarse, por ejemplo dormir más, beber muchos líquidos y usar un humidificador de noche", apuntó. "Si tiene una tos o una infección del tracto respiratorio inferior, vaya al médico y permita que le examine". El médico puede hacer un cultivo del moco que sale con la tos para ver si hay bacterias, explicó.
Recibir antibióticos para una tos seca sin hacer un cultivo resulta perjudicial", aseguró. "No hay beneficio, y podría haber un ligero riesgo".