lunes, 15 de octubre de 2012

El precio de la desigualdad: Stiglitz contra abusos y monopolios del mercado

Stiglitz contra abusos y monopolios del mercado


Agencia ANSA 14 de octubre 2012

El monopolio de mercado ha provocado que en Estados Unidos el gasto sanitario sea dos veces y media superior a la media de los países industrializados y que los usuarios de teléfono móviles paguen cuotas más altas y reciban un servicio peor que los consumidores de otras economías desarrolladas, denuncia el Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz.

El efecto del monopolio y la búsqueda de rentas que proporcionen elevados beneficios son la causa de la "distorsionada" economía norteamericana, afirma Stiglitz en su ensayo "El precio de la desigualdad" de reciente edición en español por el sello Taurus.

"Lo que resulta llamativo es el predominio de una competencia limitada y de búsqueda de rentas en tantos sectores claves de la economía", se queja Stiglitz.

Por ejemplo, menciona los sectores financiero, de la alta tecnología (Microsoft), de la industria farmacéutica y de las telecomunicaciones, donde "la magnitud de la búsqueda de renta y las distorsiones son claramente enormes".

Además, Stiglitz califica de "derroche de recursos" los 3.200 millones de dólares gastados en 2011 "en actividades de lobby" en Washington.

Jefe del Consejo Asesor Económico durante la presidencia de Bill Clinton, Stiglitz asegura que en la capital estadounidense hay más de 3.100 miembros de grupos de presión trabajando para la industria farmacéutica (casi seis por cada parlamentario) y 2.100 trabajando para las industrias de la energía y los recursos naturales". Stiglitz denuncia que "los precios de los fármacos son tan superiores a sus costos de producción que a las compañías farmacéuticas les compensa gastar enormes cantidades de dinero para convencer a los médicos y a los pacientes de que los utilicen, tanto que actualmente gastan más dinero en mercadotecnia que en investigación".

Los resultados en materia de salud son peores en Estados Unidos que en casi todos los demás países industrializados y sin embargo gasta en términos absolutos más dinero per cápita, advierte Stiglitz.

"Hemos estado gastando más de una sexta parte del PIB en atención sanitaria, mientras que Francia ha estado gastando menos de la octava parte", lamenta el Premio Nobel, en función de los magros resultados.


http://bit.ly/StiglitzJ