lunes, 14 de mayo de 2012

Anticonceptivos no orales y riesgo de tromboembolismo

Los riesgos de los anticonceptivos no orales



S. Gutiérrez ABC ( España) 11 de mayo de 2012
http://www.abc.es/salud/noticias/riesgo-anticonceptivos-orales-11967.html

 
El uso de los anticonceptivos no orales podría aumentar el riesgo de trombosis venosa. La disyuntiva entre tomar la píldora anticonceptiva o utilizar anticonceptivos no orales, como parches, implantes o anillos vaginales, podría estar muy clara para algunas mujeres en las que el uso de los anticonceptivos no orales podría aumentar el riesgo de trombosis venosa.


Una investigación realizada en Dinamarca y publicada en British Medical Journal (BMJ) sugiere que algunas mujeres deben cambiar a la píldora anticonceptiva para reducir este riesgo y se suma a las evidencias obtenidas por algunos trabajos que asociaban a los anticonceptivos hormonales no orales con un mayor riesgo de tromboembolismo venoso. La trombosis venosa es un problema sanitario de primer orden, no soló por su elevada incidencia (en nuestro país aproximadamente 600.000 casos anuales de trombosis venosa), sino por el importante número de bajas laborales como consecuencia de las secuelas relacionadas con la trombosis.


Aunque han sido muchos estudios que han evaluado el riesgo de trombosis venosa (trombosis venosa profunda y embolismo pulmonar) en mujeres que usan la píldora anticonceptiva, han sido pocos los que han analizado dicho riesgo en las usuarias de anticonceptivos hormonales no orales, productos que actúan mediante la continua liberación de hormonas en el organismo para prevenir el embarazo.


Más de 9 millones de mujeres


Un equipo, dirigido por Øjvind Lidegaard, de la Universidad de Copenhague, revisó los datos sobre los anticonceptivos no orales y su relación con la trombosis venosa en todas los mujeres daneses no embarazadas de edades comprendidas entre 15 y 49 años entre 2001 a 2010. Ninguna de ellas tenía antecedentes de trombos sanguíneos o cáncer. Los expertos observaron a más de 9 millones de mujeres durante este periodo y encontraron 3.434 diagnósticos confirmados de trombosis venosa.

Los resultados muestran que el riesgo de trombosis venosa en las mujeres que no usaban ningún tipo de anticoncepción hormonal, y tenían entre 15-49 años de edad, era de dos casos por cada 10.000. En el caso de aquellas que tomaron una píldora anticonceptiva oral que contiene la hormona el riesgo era tres veces mayor (6,2 casos por 10.000).

Las cifras, sin embargo, eran mayores en aquellas que usaban anticonceptivos no orales: las que usaron un parche cutáneo tenía un riesgo ocho veces mayor (9,7 casos por 10.000), mientras que aquellas que utilizaron un anillo vaginal tenían un riesgo 6,5 veces mayor (7,8 por 10.000).


En cuanto al implante subcutáneo de progestágeno, apenas había un ligero incremento en el riesgo, mientras que el uso de un dispositivo intrauterino de progestágeno no solo no confiere ningún riesgo, sino que incluso puede tener un efecto protector, dicen los autores.


Basándose en estos hallazgos, los expertos calcularon que cerca de 2.000 mujeres que usan un anillo vaginal y de 1.250 que usan un parche de piel se deberían cambiar a una píldora combinada que contiene levonorgestrel para prevenir un evento de trombosis venosa.