viernes, 7 de marzo de 2014

El cáncer y el precio de los medicamentos



Martin Khor ,
7 de marzo de 2014 - 

No. 153 - Año 2014


Mi artículo de la semana pasada sobre los efectos del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) en el acceso a los medicamentos para el tratamiento del cáncer se publicó casi al mismo tiempo que el informe de prensa sobre la declaración del ministro de Salud de Malasia, S. Subramaniam, reafirmando la posición oficial del gobierno de este país de excluir el tabaco del TPP.

En la apertura de la Conferencia sobre el Día Mundial contra el Cáncer, S. Subramaniam destacó que la posición de Malasia “no era negociable” en la medida que “el tabaquismo es una clara amenaza a la salud” que está relacionado con el veinte por ciento de los veintiún mil setecientos casos de muerte por cáncer ocurridos en este país en 2012.

Según un artículo publicado en el New York Times, durante 2012 hubo en todo el mundo 14.1 millones de casos nuevos de cáncer, 8.2 millones de muertes por cáncer y 6.3 millones de mujeres que viven con cáncer de mama.

En respuesta a mi artículo de la semana pasada recibí una carta por correo electrónico del doctor Lim Teck Onn, consultor en investigación clínica y exfuncionario del Ministerio de Salud de Malasia, en la que manifiesta que aprecia mucho mis esfuerzos “por llevar ante la atención pública el asunto crucial de la asequibilidad de los medicamentos que salvan vidas”.

“Mi propia investigación ha demostrado que la mayor parte de las muertes por cáncer son evitables en Malasia y de estos casos, la mitad es atribuible a la falta de acceso al tratamiento”, afirma Lim. “Usted mencionó que las empresas indias están liderando la lucha para hacer que los medicamentos sean más asequibles. También hay empresas malasias que participan en una batalla similar”, asegura el especialista.

En un artículo escrito por Lim con otros cuatro investigadores malasios se estimó el número de muertes por cáncer de mama que serían evitables si todos los pacientes de Malasia tuvieran acceso a la atención proporcionada por los principales centros de salud del país. Los autores encontraron que la mitad de las dos mil quinientas setenta y dos muertes por cáncer de mama reportadas eran evitables. De estas muertes evitables, el cincuenta por ciento se debió a que fueron tratadas en etapa tardía, mientras que el otro cincuenta por ciento se debió a la falta de acceso al tratamiento óptimo. Otras muertes evitables también fueron atribuibles a la falta de detección temprana y a la falta de acceso al tratamiento.

La conclusión que puede sacarse de este estudio es que una cuarta parte de las personas que murieron de cáncer de mama en Malasia podrían haber salvado sus vidas -o al menos prolongarlas- de haber tenido acceso a un mejor tratamiento.

Esto nos lleva de nuevo al alto precio de los medicamentos para el cáncer y las negociaciones del TPP. Hay un creciente número de denuncias de que varios de los nuevos medicamentos para el cáncer son demasiado caros. Se estima que el tratamiento tiene un costo de más de 100,000 dólares por paciente.

En abril del año pasado, más de cien especialistas en cáncer de quince países realizaron un comentario conjunto en la revista médica Blood denunciando los altos precios de los medicamentos para el cáncer y pidiendo a las compañías farmacéuticas que redujeran los precios, según se reseñó en otro artículo publicado en el New York Times.

Los médicos, especializados en la leucemia mieloide crónica, un tipo de cáncer de sangre mortal, expresan en el comentario publicado en Blood que los precios de los medicamentos utilizados para tratar esta enfermedad son astronómicos, insostenibles e incluso inmorales. Cobrar precios tan altos por medicamentos que son necesarios para mantener con vida a alguien es especulación, semejante a aumentar los precios de productos esenciales después de un desastre natural.

“Para salvar las vidas de los pacientes es necesario abogar para que bajen los precios de los medicamentos”, expresaron los especialistas y agregaron que los precios de los medicamentos para muchos otros tipos de cáncer son igualmente altos. Como ejemplo pusieron el del Gleevec, utilizado para tratar la leucemia mieloide crónica. El New York Times destacó que entre los críticos figura el doctor Brian Druker, quien fue el principal investigador académico del Gleevec.

Los especialistas describieron que el Gleevec entró en el mercado de Estados Unidos en 2001 a un precio de alrededor de 30,000 dólares al año. Desde entonces, su precio se ha triplicado, aun cuando se ha enfrentado a la competencia de cinco medicamentos más nuevos, que son incluso más caros. “Si usted está haciendo 3,000 millones de dólares al año con el Gleevec, ¿podría arreglarse con 2,000 millones? ¿Cuándo se cruza la línea entre ganar y especular con lo esencial?”, se interrogó Druker en una entrevista.

El Gleevec también se hizo muy conocido porque el gobierno de India decidió no concederle una patente debido a que no era lo suficientemente “nuevo”. La decisión, confirmada por el Tribunal Supremo indio, abrió el camino para la producción de medicamentos genéricos, cuyos precios son mucho más bajos que los de los productos originales de marca.

De hecho, en India hay actualmente varios medicamentos genéricos para el tratamiento de varios tipos de cáncer, ya sea porque no obtuvieron una patente o porque se emitió una licencia obligatoria en un medicamento patentado.

Martin Khor, fundador de TWN y director ejecutivo del Centro del Sur.