martes, 14 de febrero de 2012

El acuerdo de libre comercio UE-India amenaza con cerrar “la farmacia del mundo en desarrollo”


MSF  10.02.2012


Así se conoce a India, el principal país productor de genéricos de calidad a precios asequibles. Algunas cláusulas del nuevo acuerdo entre este país y la Unión Europea amenazan la producción y distribución de medicamentos esenciales para millones de personas en los países en desarrollo.
Manifestación de protesta en Delhi, India. © Syddharth Singh
Con motivo de la cumbre que la Unión Europea (UE) e India celebran hoy en Nueva Delhi, destinada a impulsar la firma del nuevo acuerdo de libre comercio (ALC), miles de pacientes de VIH/sida en todo el mundo, y hoy en la capital india, han vuelto a manifestarse para alertar de que las disposiciones de este tratado podrían tener un grave impacto en el acceso a medicamentos esenciales.

“Hemos visto morir a demasiada gente en los países en los que trabajamos porque los medicamentos que necesitaban eran demasiado caros”, apunta el presidente internacional de Médicos Sin Fronteras (MSF), el doctor Unni Karunakara, al hilo de esta manifestación, que ha reunido a unas 2.000 personas en Dehli, y que sigue a las celebradas en Nepal, Malasia, Suráfrica, Camerún y Reino Unido. “No podemos permitir que este tratado comercial cierre la farmacia de los países en desarrollo”.

La competencia de genéricos, vital para regular los precios
India produce los medicamentos genéricos que gobiernos, agencias de Naciones Unidas y organizaciones como MSF utilizan para tratar a pacientes en países sin recursos en todo el mundo. Por ejemplo, gracias a la competencia de los genéricos, el precio de los tratamientos antirretrovirales (ARV) de primera línea se ha abaratado en un 99% en la última década, pasando de los 10.000 dólares por paciente y año en 2000 a apenas 150 en la actualidad.
Esta radical reducción de los precios es uno de los factores que ha impulsado la masiva ampliación del tratamiento de pacientes de VIH/sida en el mundo: más del 80% de los ARV de los que se benefician los 6,6 millones de pacientes en tratamiento en los países en desarrollo son de fabricación india, tasa que se eleva al 90% en el caso de los ARV pediátricos. Tanto MSF como otros proveedores de salud utilizan genéricos indios para tratar también otras patologías.

“La decisión de si vivimos o morimos no debería estar en manos de negociadores comerciales”, señala Mundrika Gahlot, representante de la organización Delhi Network of Positive People. “Hoy nos hemos reunido aquí para enviarle un mensaje muy claro a India y la Unión Europea: No negociéis con nuestras vidas”.

Derechos de patentes vs derechos de pacientes
Las actuales regulaciones comerciales ya limitan la posibilidad de fabricar versiones genéricas de medicamentos nuevos, pero lo que el nuevo ALC pretende es crear nuevas barreras. Se espera que durante la cumbre, ambas partes anuncien nuevas disposiciones: en especial, la UE ha estado presionando a India para que acepte una serie de medidas que afectarán a la producción, registro y distribución de genéricos. Resultan de especial preocupación las medidas de refuerzo de la propiedad intelectual, que podrían paralizar en los puertos indios los envíos de medicamentos a países en desarrollo, y que incluso podrían llevar ante los tribunales a proveedores de salud como MSF.

“Lo que la UE está intentando con este acuerdo comercial es envenenar lentamente la producción de medicamentos genéricos accesibles en India, medicamentos que han ayudado a mantener con vida a tantas personas”, explica Piero Gandini, jefe de misión de MSF en India. “Este tratado también podría ponernos en el punto de mira a los proveedores de salud por el solo hecho de comprar genéricos indios para tratar a los pacientes en nuestros programas en países en desarrollo”.
Disposiciones del ALC que pueden perjudicar el acceso a medicamentos:
  • Las medidas de “refuerzo” de la propiedad intelectual, que podrían prohibir el envío de medicamentos genéricos desde India a países en desarrollo sobre la mera alegación de que tales fármacos infringen derechos de patente o de marca. Los proveedores de salud (tales como MSF) también podrían verse implicados en batallas legales solo por proporcionar medicamentos genéricos a los pacientes de sus proyectos.

  • Las disposiciones del ALC relativas a “inversión” ampliarían la capacidad de las empresas a la hora de presentar demandas judiciales contra India para frenar sus regulaciones sobre salud pública, por ejemplo aquellas que anulen una patente para garantizar el acceso a un medicamento, o que controlen los precios de los fármacos. Estas disputas legales se resolverían fuera de los tribunales regulares, en comisiones de arbitraje secretas en las que además se decidirían cuantiosas indemnizaciones por daños. Existen antecedentes en los ALC cerrados por la UE con otros países, que han llevado a empresas privadas a denunciar a gobiernos para forzar la retirada de políticas de salud pública (caso Phillip Morris contra Uruguay). Las empresas aseguran que estas políticas de salud pública “expropian” sus inversiones y beneficios.

  • La disposición de “exclusividad de datos” podría bloquear la producción de genéricos, incluso en los casos en que no se haya concedido patente o esta haya expirado. La UE asegura que ya no reclama exclusividad de datos, pero esta es la postura oficial: a puerta cerrada, sigue presionando a India para que cambie su legislación. La Unión Europea debe respetar sus compromisos y retirar definitivamente esta medida de la mesa de negociación.


En 2010, MSF lanzó la campaña ‘¡Europa, no toques nuestros medicamentos!’, urgiendo a la UE a que excluyera las medidas perjudiciales para el acceso a medicamentos como parte del acuerdo de libre comercio entre India y la UE. Más del 80% de los medicamentos que MSF utiliza para tratar a más de 170.000 personas con VIH/sida en todo el mundo son suministrados por fabricantes de genéricos en India.

Más información sobre esta campaña: http://www.msfaccess.org/hands-off-our-medicine-campaign