miércoles, 29 de mayo de 2013

Los efectos secundarios de las medicinas causan más muertes que los accidentes

LO ASEGURA UN EXPERTO ANTE EL JUEZ

Iván Gil, El Confidencial, 29/05/2013  

Los efectos secundarios de los medicamentos causan más muertes al año que las producidas por accidentes de tráfico y suicidios juntos”, ha asegurado Bernard Bégaud, catedrático de Farmacología y exdecano de la facultad de Medicina de Bordeaux. El peso de las acusaciones radica en que se realizaron durante el mediático juicio por un presunto fraude del laboratorio Servier, cuyo medicamento contra la diabetes, elMediator, pudo causar la muerte a más de mil personas en Francia. Bégaud prestaba declaración como experto en la materia y sus polémicas declaraciones no han tardado en saltar a las primeras páginas de buena parte de la prensa gala.

Las afirmaciones del farmacólogo no han sorprendido a sus colegas médicos, pues el catedrático lleva varios años defendiendo esta misma tesis en numerosos estudios publicados en las revistas científicas más prestigiosas. Sin embargo, en esta ocasión sus palabras podrían traspasar la barrera de la academia y alterar la percepción social y jurídica sobre los fármacos. De momento, ya ha abierto un debate en el seno de la opinión pública francesa sobre los supuestos riesgos para la salud de ciertos tratamientos farmacológicos.

El número de muertes anuales como consecuencia de los efectos secundarios de ciertos medicamentos ascendería a las 18.000 solo en Francia, según apunta el farmacólogo. Philippe Even, profesor emérito en la Universidad Paris Descartes y antiguo miembro de la comisión científica del Ministerio de Sanidad galo, ya había encendido las alarmas sobre los efectos para la salud de los fármacos con la publicación, a finales del pasado año, del ensayo Le guide des médicaments: utiles, inutiles ou dangereux (Le Cherche Midi). Como consecuencia de su investigación, el ministerio de Sanidad galo prohibió la venta de la píldora anticonceptiva Diane 35, al asociarla con cuatro muertes.

Una sociedad sobremedicada

En declaraciones a El Confidencial, Even aseguró que "un tercio de los medicamentos comercializados son completamente ineficaces, no tienen ningún efecto terapéutico. Otro tercio puede causar problemas secundarios al no ser bien tolerados por el paciente o se utilizan mal al prescribirlos a personas que no los necesitan. Finalmente, queda otro 33% que es la cantidad de fármacos realmente útiles para curar una enfermedad o algún problema de salud”


En el sumario abierto por el caso Mediator se incorporaron importantes matices aportados por el experto llamado a declarar en calidad de miembro de la comisión francesa de farmacovigilancia. Entre ellos, destaca la afirmación de que “un tercio de las muertes asociadas al consumo de medicamentos se producen por una mala praxis médica en la prescripción de fármacos”. De hecho, “el 85% de los pacientes que responden mal a un medicamento es porque se lo recetaron en el hospital”, y no por autoprescripción, añadió el profesor.

Las responsabilidades que Bégaud cargó sobre los profesionales sanitarios no se limitaron solamente a las negligencias cometidas a la hora de prescribir tratamientos. El experto criticó también la pobre formación farmacológica de los médicos, que los llevaría a recetar fármacos para tratar otras dolencias distintas a las de su objetivo inicial. Una práctica que sería el origen de las muertes producidas por el consumo de Mediator, y que el tribunal de Nanterre trata de dilucidar estos días.

“Morir por tomar un fármaco que no necesitas es muy grave”

En su origen era un fármaco para la diabetes, pero se calcula que fue prescrito a unos cinco millones de personas con sobrepeso “para adelgazar unos kilos”, lo que habría provocado a dichos pacientes enfermedades graves como hipertensión pulmonar y patologías cardiacas. “Morir por tomar un medicamento del que no tienes necesidad es una negligencia muy grave”, subrayó Bégaud ante el juez. Este fármaco fue retirado de la venta en España en 2003, aunque en Francia se siguió comercializando hasta hace cuatro años.

El experto llamó la atención, finalmente, sobre la necesidad de endurecer los controles y la vigilancia farmacológica, en un contexto con una peligrosa tendencia hacia la prescripción excesiva y el mal uso de los medicamentos. El juicio por el conocido escándalo del Mediator parece estarse transformando en un proceso judicial ya no solo contra un determinado fármaco, sino contra la industria farmacéutica en general.

Bégaud y sus colaboradores han puesto las bases teóricas para emprender una revisión integral del modelo de prescripción y el uso de los medicamentos en los hospitales públicos. El Gobierno francés ha dado algunos pasos en esta dirección encaminados a mitigar la prescripción abusiva. Pese a todo, la concienciación de los propios pacientes sigue siendo la pieza angular para evitar escándalos de la magnitud del caso Mediator.

nota original http://bit.ly/13YtRuV


ver tambien