miércoles, 9 de diciembre de 2015

Como y cuando hay que hacer una reducción gradual de la dosis los medicamentos?



Butlletí d'Informació Terapèutica, Vol. 26, núm. 7, 2015.
9 de diciembre de 2015

En ocasiones la suspensión brusca de un fármaco puede ocasionar un síndrome de rebote, un síndrome de abstinencia o la recurrencia de la enfermedad que originó la prescripción del medicamento. Una de las estrategias para minimizar la aparición de estos fenómenos es reducir la dosis progresivamente hasta llegar a la suspensión del fármaco.
Hay determinados grupos terapéuticos que clásicamente se han asociado a estos efectos, de los que se dispone de información que permite hacer recomendaciones de como disminuir las dosis. Estos son los siguientes:
los inhibidores de la bomba de protones, los antihiperintensivos, los corticosteroides, los opioides, las benzodiazepinas, los antidepresivos, los antipsicóticos, los antiparkinsonianos y los antiepilépticos. Aunque para estos fármacos existen datos de cómo se debe realizar esta retirada, existe muy poco consenso y / o los estudios que avalan las recomendaciones tienen muchas limitaciones metodológicas.
Existen otros grupos terapéuticos donde también se aconseja hacer una disminución progresiva de la dosis hasta la retirada, pero tenemos menos datos de cómo hacerlo en el caso de los nitratos, el metilfenidato, la atomoxetina o los fármacos para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.
En cualquier caso, el ritmo de retirada debe venir marcado por la respuesta del propio paciente y se debe monitorizar la posible aparición de efectos adversos asociados a la retirada del medicamento


Número completo de la edición en catalán del Butlletí d'Informació Terapèutica