lunes, 11 de junio de 2012

Brasil: Un parlamentario sugiere modificaciones a ley de patentes por encarecer el sistema de salud y perjudicar la economía popular

Observatorio Sudamericano de Patentes  1o-06-12

El diputado Newton Lima (PT-SP) afirmó durante el seminario realizado en la cámara de diputados denominado “Las patentes y el futuro de la industria nacional de fármacos” en el Conselho de Altos Estudos e Avaliação Tecnológica, que va a sugerir modificaciones a la Ley de Patentes (Ley 9.279/96). El parlamentario que es relator de estudio sobre el tema dijo que la ley de patentes perjudicó el desarrollo de la innovación tecnológica en el sector de los fármacos, encareció el Sistema Unico de Salud (SUS) y perjudicó la economía popular. En el seminario, que también debatió el futuro de la industria nacional de fármacos, Newton Lima, resaltó que la Ley de Patentes confrontó con la Constitución al dejar los superiores intereses de la salud pública y del desarrollo del país, subalternos a los intereses de las multinacionales.
“No usamos las flexibilidades que el acuerdo de la OMC nos daba, como otros países hicieron”, precipitadamente introducimos el “pipeline” y terminamos protegiendo 1.183 productos que ya eran del dominio público”, afirmó.
La patente pipeline es el mecanismo en que la patente solicitada em el exterior es reconocida em el Brasil hasta el tiempo en que la patente expira en el país de origen. EL dipuatado dijo además que las patentes pipeline, según algunos especialistas, son inconstitucionales em razón de no atender al interés social, el desarrollo tecnológico y económico de Brasil.

Protección


En opinión del representante del Ministerio de Salud, Zichi Moysés Júnior, la cuestión de la protección intelectual no puede entorpecer el desarrollo del país. “Si extendemos innecesariamente protecciones indebidas que no atiendes las demandas que el Ministerio de Salud tienen necesidad de solventar, inviabilizamos cualquier posibilidad de atender el mercado interno con producción propia y con tecnología propia”, afirmó. La profesora Eloísa Machado de Almeida, de la Fundação Getúlio Vargas (FGV), defendió la flexibilidad de la Ley de Patentes. Según ella, hay un estancamiento de la producción de nuevos fármacos y una   predilección del mercado por productos de estética más lucrativos. “O el gobierno comienza a flexibilizar la Ley de Patentes o no dará asistencia adecuada a la salud de los brasileros”, afirmó. De acuerdo com el director-presidente da Agência Nacional de Vigilância Sanitária (Anvisa), Dirceu Barbano, el 30% del mercado está protegido por patentes.

Cambios en el análisis de las patentes


El diretor-presidente de la Agência Nacional de Vigilância Sanitária (Anvisa), Dirceu Barbano, anunció cambios em el proceso de análisis de las patentes farmacêuticas. En la resolución publicada se determina que la agencia analisa las solicitudes de esos registros de propiedad antes que el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI). La nueva regla invierte el trámite hecho hasta ahora.
Con la nueva pauta Anvisa analisará los aspectos sanitarios de un producto o servicio. Se hubiera aval de la agencia, el INPI verifica los aspectos técnicos de la llamada “patenteabilidad”. En caso que no haya anuencia de la Anvisa, el procedimiento deberá ser archivado, sin pasar por el análisis del INPI.
La norma, que data del mes de enero es fruto de la discusión del grupo interministerial que debate la concesión de las patentes de medicamentos que además de las dos instituciones tiene la participación de los Ministerios de Salud y Desarrollo.
La nueva regla intenta cerrar los embates entre el INPI y Anvisa. El instituto critica el análisis de los critérios de patentabilidad de la agencia. El conflicto entre posicionamientos de las dos instituciones llevó a la Abogacía general de la Unón (AGU) a emitir posición en 2010, confirmando que Anvisa debería analizar solamente los efectos nocivos a la salud.

Mientras tanto, el director de Anvisa dijo que para identificar los impactos en la salud pública la institución tiene que analizar los critérios de “patentabilidad”.
“A nuestro entender, el análisis de Anvisa va a ser como se debe: decir si autoriza o no, mirar la cuestión de la salud pública a partir de un procedimiento de patente.”, dijo Barbano. “El INPI solamente va a analizar lo que le fue permitido, no va a haber más conflicto”.
El posicionamiento de Anvisa promete generar discusión dentro del gobierno. La AGU informó, por medio de una nota, que el entendimiento sobre las competencias de la agencia no cambió: cabe a ella analizar estrictamente aspectos de salud.