miércoles, 3 de julio de 2013

China investiga a la farmacéutica GSK por presuntos sobornos



Globalasia, 2 de julio 2013

La multinacional farmacéutica de Reino Unido GlaxoSmithKline (GSK) esta siendo investigada por parte de las autoridades chinas por un presunto delito de soborno por parte de 5 empleados de la compañía.

“Podemos confirmar que nuestras oficinas fueron visitadas el 27 de junio por autoridades gubernamentales de China”, fue la breve respuesta que dio la compañía al diario oficial “Shanghai Daily”, que le preguntó por la veracidad de esas detenciones en las ciudades de Shanghái, Pekín y Changsha.

Sin embargo, según el diario “South China Morning Post”, que destapó el caso, hay al menos cinco empleados detenidos, y uno de ellos es un alto ejecutivo financiero de origen extranjero de su oficina de Shanghai, donde la policía se llevó hace unos días a “varios” empleados de GSK, según una fuente no identificada.

Las detenciones se llevaron a cabo la semana pasada, a las detenciones que se hicieron en Shanghai y Beijing hay que sumarles las que se hicieron a varios altos cargos en la ciudad de Changsha.

Según las acusaciones el personal de ventas del GSK podría haber estado sobornando a médicos chinos para que recetasen productos de la compañía al menos entre los años 2004 y 2010 aunque la empresa aseguro no tener ninguna prueba de ello.

Poco después de estas filtraciones fue despedido el encargado del personal de ventas de la multinacional,Zang Jiangwu, ya que en un informe científico dio datos distorsionados según informo la propia GSK.

Problemas en EEUU

El año pasado GSK acordó con el Departamento de Justicia de Estados Unidos pagar una multa de 3.000 millones de dólares (2.300 millones de euros) por falsear u ocultar información sobre tres medicamentos y por sobornar a médicos en 2003 para que recetaran uno de sus fármacos.

El Departamento de Justicia estadounidense también inició en 2010 una investigación contra GSK y otras firmas farmacéuticas que cotizan en su país por presuntas violaciones de la Ley Estadounidenses de Prácticas Corruptas en el Extranjero, aunque la investigación todavía no ha concluido.