martes, 27 de abril de 2010

Fallo judicial favorable a fármacos genéricos en Kenia

Por Suleiman Mbatiah
Inter Press Service (Estados Unidos) 26-04-10
El Tribunal Constitucional de Kenia prohibió este viernes al gobierno aplicar la Ley de Falsificaciones contra los medicamentos genéricos hasta que no se expida sobre la demanda presentada por tres personas con VIH.
En julio de 2009, tres portadores del virus de inmunodeficiencia humana refutaron los artículos dos, 32 y 34 de la norma por considerarla inconstitucional y porque si se les impide contar con medicamentos genéricos esenciales y a un costo accesible corren peligro de muerte.
La ley tampoco respeta las disposiciones sobre el derecho a la vida de los artículos 70 y 71 de la Constitución. Confunde calidad con cuestiones de derecho de propiedad intelectual y termina considerando a los fármacos genéricos como falsificaciones, arguye la demanda.
El alcance del derecho de propiedad intelectual, que incluye patentes, marcas, protección de datos y otros derechos, es claramente distinto a cuestiones vinculadas al control de calidad de los medicamentos.
El texto actual de la ley es confuso y hace que sea difícil distinguir una cosa de la otra. Los genéricos pueden ser considerados erróneamente falsificaciones, esgrimió el abogado querellante David Majanja.
La norma infringe la Ley de Propiedad Industrial de 2001, incluido el artículo 58(2), que prevé la importación paralela, y el artículo 80, sobre usos del Estado, señaló la organización AIDS Law Project, que defiende el acceso a un tratamiento adecuado de personas con VIH, causante de sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida).
Importación paralela abarca productos que no cuentan con permiso del propietario de la licencia, pero no son piratas.
Esos apartados desempeñaron un papel importante en la lucha para mejorar el acceso a medicamentos esenciales en Kenia.
La Declaración de Doha, de la Organización Mundial del Comercio, confirmó el complemento del acuerdo de los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (Adpic, por sus siglas en inglés) en materia de importación paralela con el fin de atender problemas de salud pública.
El artículo 80, sobre el uso estatal permite que el gobierno y las autoridades exploten una patente por razones de salud pública.
El caso de los querellantes es discutible y si no se atienden sus reclamos, el daño será irreparable, dictaminó este viernes la jueza Roselyn Wendoh.
"Como los demandantes llegaron al límite, el tribunal exonera a los genéricos", añadió.
La jueza consideró que el texto de la ley es vago y puede causar confusión entre medicamentos falsificados y genéricos. Además estudió varias disposiciones de la Ley de Propiedad Intelectual de 2008 y varias normas internacionales sobre el derecho a la vida.
También señaló que las mujeres, niñas y niños serán los más perjudicados si se implementan las disposiciones vinculadas a los fármacos.
El artículo nueve de la Ley sobre Infancia garantiza a niños y niñas el derecho a la salud.
El fallo suspende la potestad del organismo de control de productos falsificados de interferir con la importación y distribución de medicamentos genéricos, que en este país constituyen 90 por ciento del consumo.
"Estamos contentos de que las personas con VIH/sida puedan acceder a sus medicamentos mientras esperamos el dictamen principal", señaló Patricia Asero, una de las demandantes. La jueza comprendió la agonía que sufrirían si la ley se implementaba, remarcó.

El capítulo africano de Health Action International (HAI)también aplaudió el fallo.
"El dictamen deja abierta la puerta para quienes necesitan medicamentos a un precio accesible", señaló Gichinga Ndirangu, coordinadora en África de HAI, una red de organizaciones que promueve la salud como derecho humano fundamental.
"El caso de los querellantes todavía debe resolverse en el Tribunal Constitucional, pero el actual veredicto fortalece el reclamo popular de prestar especial cuidado a los derechos humanos y a cuestiones de interés público antes de promulgar e implementar una ley", añadió.
"El dictamen reconoce el peligro potencial de la Ley de Falsificaciones para la salud pública y es un paso significativo en la lucha para que los keniatas accedan a genéricos más baratos", sostuvo Rose Kaberia, coordinadora en África oriental de la Coalición Internacional de Preparación para el Tratamiento.
La norma de 2008 se seguirá aplicando a otros productos, como jabones, detergentes, alimentos, bebidas alcohólicas, entre otros.
Los medicamentos son fundamentales para salvar vidas y deben diferenciarse de bienes no esenciales como DVD y baterías, subrayó Christa Chepuch, directora de programa de HAI África.
Se desconoce cuándo será emitido el fallo definitivo sobre el caso de las tres personas con VIH. El Tribunal Constitucional informará la fecha a su debido tiempo.