viernes, 19 de agosto de 2016

La suerte del TPP se juega en Estados Unidos

Martin Khor, 19 de agosto de 2016 - No. 273 - Año 2016


El Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) debía entrar en vigor dentro de dos años, pero ahora crece la incertidumbre en cuanto a que el controvertido acuerdo vea la luz algún día. Lo que resulta irónico es que el artífice de su ruina sea finalmente quien lideró el proceso de negociaciones.

En efecto, el TPP se ha convertido en uno de los temas más candentes del proceso electoral en Estados Unidos.
La oposición al TPP está en el centro de la campaña de Donald Trump, Bernie Sanders sostuvo “Tenemos que liquidar este TLC irrestricto que nos costaría casi medio millón de puestos de trabajo” y en un drástico cambio de posición respecto a cuando era Secretaria de Estado, Hillary Clinton también se pronunció en contra. Para contrarrestar las sospechas de que volvería a cambiar de posición en caso de llegar a la Presidencia, subrayó: “Estoy en contra del TPP, y eso significa que lo estoy antes y lo estaré después de las elecciones”.
Otros dos actores que decidirán el destino del TPP son el presidente Barack Obama y el Congreso.
Obama, principal impulsor del TPP, debe lograr que sea ratificado por el Congreso en la sesión saliente, posterior a las elecciones del 8 de noviembre y antes de mediados de enero de 2017 (conocida como “pato cojo”). El año pasado se aprobó un proyecto de ley que daba autoridad de vía rápida al presidente con una escasa mayoría, pero algunos de quienes la votaron ya adelantaron que no votarán a favor del TPP.
La mayoría de los demócratas se manifestaron en contra del TPP, entre ellos el senador Tim Kaine, compañero de fórmula de Clinton, y la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelossi.
También los republicanos han expresado su oposición. El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, dijo que la campaña electoral había generado un clima político que hace prácticamente imposible aprobar el TPP en una sesión saliente y el vocero de los republicanos, Paul D. Ryan, quien ayudó a redactar el proyecto de ley de vía rápida, manifestó que no ve razones válidas para poner el TPP a votación en la sesión saliente, porque “no tenemos los votos”.
Obama podría también volver a negociar cláusulas específicas del TPP para apaciguar al Congreso, pero esta opción sería inaceptable para los demás países, como ya dejaron en claro Canadá, Japón, Malasia y Singapur.

¿Qué sucede si el Congreso de Estados Unidos no adopta el TPP durante la sesión saliente? 

En teoría, un nuevo presidente puede tratar de conseguir que el Congreso lo apruebe en el próximo año, pero la probabilidad de que esto ocurra es muy baja.
Por este motivo, si el TPP no se aprueba en la sesión saliente del Congreso, probablemente deba ser descartado para siempre. Esto sería una clara señal de las variantes de la opinión pública sobre los beneficios de los acuerdos de libre comercio, al menos en Estados Unidos, pionero en esta materia de los modernos y amplios TLC.

Martin Khor es director ejecutivo del Centro del Sur.

Publicado: 19 de agosto de 2016 - No. 273 - Año 2016 

http://agendaglobal.redtercermundo.org.uy/2016/08/17/tpp-estados-unidos/