martes, 5 de enero de 2016

¿Aumentan los spots de medicamentos su consumo irresponsable?




  • "Nadie compra fármacos sin necesitarlos", se justifica la patronal.
  • La publicidad supone uno de los mayores gastos de las farmacéuticas: 4.500 millones de dólares en 2014. 


Hillary Clinton no se ha andado con sutilezas: «La publicidad de los medicamentos infla los precios y puede ser engañosa». Con esa frase demoledora, que atenta contra los intereses de la poderosa industria farmacéutica, Clinton se ha unido a la guerra que libra la Asociación Médica Americana contra los anuncios de fármacos con receta en televisión. Piden su prohibición para frenar un consumo «irresponsable».
La publicidad supone uno de los mayores gastos de las farmacéuticas: en sólo dos años, de 2012 a 2014, ha aumentado un 30%, alcanzando los 4.500 millones de dólares, según Kantar Media. 

Aunque en España no existe el mismo debate que en EEUU, ya que está prohibida, como en toda Europa, la publicidad de medicamentos con receta médica, sí flota en el aire la pregunta de si los anuncios de fármacos banalizan sus efectos y fomentan su consumo irresponsable. 

Los detractores de la publicidad argumentan que los anuncios son nocivos, no informativos. Se venden fármacos sin receta para todo: acidez de estómago, estreñimiento, varices, resfriados... y muchos de ellos están considerados por los médicos de baja utilidad terapéutica. Sin embargo, en televisión se venden como el milagro capaz de transportarte a un mundo idílico. Las pastillas digestivas te permiten hincharte a comer como Hulk, los antigripales te revitalizan al instante, el ibuprofeno te confiere superpoderes...

La publicidad hace que el consumo crezca sin parar, dicen sus críticos. Las cifras confirman ese aumento del gasto de fármacos en España. En el último mes, han aumentado casi un 20% las ventas de vitaminas, antigripales y productos para la faringe, según la consultora IMS Health.

«No es culpa de la publicidad. Es impensable que alguien tome un medicamento si no lo necesita», afirma Jaume Pey, director general de la Asociación del Autocuidado de la Salud, la patronal de las farmacéuticas que comercializan medicamentos sin receta. Pey asegura que con la publicidad, las farmacéuticas no buscan aumentar las ventas, sino que los consumidores reconozcan su marca y la compren. «Para vender, mucho más importante que la publicidad es el síntoma, ya que marca el tope de la demanda». Si ha aumentado la venta de antiinflamatorios y antigripales con respecto al año pasado, dice, es sólo porque hay una fase epidémica. 

Tiene parte de razón. Los medicamentos no funcionan como la coca-cola, no te entran ganas de consumir laxantes cuando ves un anuncio, aunque sí puede fomentar que hagamos acopio regularmente de aspirina o ibruprofeno «por si acaso». 

Quizás la solución está en fomentar un uso responsable y educar desde niños. Pero nunca prohibir.


original en http://bit.ly/1VIExXU