lunes, 12 de mayo de 2014

Lesión hepática inducida por antidepresivos : una revisión para clínicos .



Am J Psychiatry, abril 2014
Objetivos:
Los medicamentos antidepresivos pueden causar lesión hepática inducida por fármacos ( LHID) . Los autores revisaron datos clínicos relacionados con lesión hepática inducida por antidepresivos y proporcionan recomendaciones para la práctica clínica.

Método :
Se realizó una búsqueda en PubMed de publicaciones a partir de 1965 relacionados con lesión hepática inducida por los antidepresivos . Los términos de búsqueda fueron "liver injury," "liver failure," "DILI," "hepatitis," "hepatotoxicity," "cholestasis," and "aminotransferase," en referencia cruzada con "antidepressant.".

Resultados:
Aunque los datos sobre la lesión hepática inducida por antidepresivos son escasos, entre el 0,5 % y el 3 % de los pacientes tratados con antidepresivos puede desarrollar leve elevación asintomática de los niveles de aminotransferasas séricas. Todos los antidepresivos pueden inducir hepatotoxicidad , especialmente en pacientes de edad avanzada y aquellos polimedicados. El daño hepático es en la mayoría de los casos idiosincrásico e impredecible, y generalmente no está relacionado con la dosis del fármaco. El intervalo entre el inicio del tratamiento y la aparición de la lesión hepática generalmente es entre varios días y 6 meses. Se ha descrito lesión hepática inducida por antidepresivos - que pone en riesgo la vida, incluyendo insuficiencia hepática aguda grave o muerte. Las lesiones subyacentes son a menudo de tipo hepatocelular y con menor frecuencia de los tipos de colestasis y mixtos. Los antidepresivos asociados con un mayor riesgo de hepatotoxicidad son iproniazida, nefazodona, fenelzina, imipramina, amitriptilina, duloxetina, bupropión, trazodona, tianeptina y agomelatina. Los antidepresivos que parecen tener menor potencial de hepatotoxicidad son citalopram, escitalopram, paroxetina y fluvoxamina. También se ha descrito toxicidad cruzada, principalmente para antidepresivos tricíclicos y tetracíclicos .

Conclusiones:
Aunque un evento infrecuente, la LHID con fármacos antidepresivos puede ser irreversible, y los médicos clínicos deben conocerlo. La herramienta más útil para detectar LHID es la vigilancia de la aminotransferasa, y es esencial la suspensión inmediata del fármaco responsable. Deben estar disponibles y publicarse los resultados de toxicidad hepática por antidepresivos en todas las fases de los ensayos clínicos . Se necesita disponer de más investigación antes de poder hacer cualquier nueva recomendación y que este rigurosamente fundamentadas .

El trabajo

Voican CS, Corruble E, Naveau S, Perlemuter G.. Antidepressant-induced liver injury: a review for clinicians. Am J Psychiatry. 2014 Apr 1;171(4):404-15. doi: 10.1176/appi.ajp.2013.13050709.