viernes, 14 de septiembre de 2012

Francia: 'Guía de los medicamentos útiles, inútiles o peligrosos'

para el debate

Este Libro de Bernard Debré y Philippe Even, que analiza 4.000 productos y señala su utilidad terapéutica (ver más abajo)  acusa a 56 medicamentos de poseer riesgos innecesarios o superiores a sus beneficios.
Los profesores de medicina Bernard Debré y Philippe Even, los autores de la 'Guía de los medicamentos útiles, inútiles o peligrosos' demanda la suspensión inmediata de 56 medicamentos que se venden en Francia, ya que son ineficaces, innecesarios (cuando hay tratamientos más eficaces o menos riesgosos) o incluso peligrosos.

Estos 56 productos "deberán ser retirados en los intereses de los pacientes, sin tener en cuenta el impacto del chantaje industrial o el empleo", dice el libro.

Aquí está la lista de los medicamentos afectados, clasificados por áreas.  (Cyrille Vanlerberghe 13/09/2012 )


Cáncer:
Bevacizumab , Avastin (Roche). Este fármaco utilizado contra varios tipos de cánceres es antiangiogénico, que actúa contra los tumores en prevenir el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos. Muchos seguros privado en los Estados Unidos y el sistema británico de salud pública se niegan a reembolsar este tratamiento extremadamente caro, con el argumento de que no cura del cáncer ni produce un aumento superior a una esperanza de vida de unos meses, con efectos adversos sobre el sistema cardiovascular que pueden ser muy graves.

Reumatología
Ranelato de estroncio, Protelos (Servier Laboratory), Este tratamiento contra la osteoporosis Grupo Servier está sujeto a un procedimiento de control especial de las autoridades sanitarias francesas, ya que se cree que aumenta el riesgo de embolia pulmonar, con 8 muertes hasta la fecha.

benzoato de quinina
Hexaquine y quinina Vit. C . (Lab. Gomenol) y Okimus (Biocodex). Estos productos contienen quinina tratamiento anterior contra la malaria obsoleto, utilizado contra los calambres musculares, con una eficacia que los autores consideran mala.

Neurología
Antiparkinsonianos:
Pergolida, bromocriptina, Ropinirol, tolcapone Celance (Lilly), Parlodel (Pfizer), Requip (GSK) y Tasmar (Mediapharma). Débil eficacia.Efectos secundarios que van desde eventos de hipersexualidad explosiva y peligrosa, hasta adicción al juego.

Psicoestimulantes:
Metilfenidato en sus marcas comerciales Ritalin (Novartis), Concerta (Janssen-Cilag). Es un psicoestimulante, la prescripción de Ritalin para el trastorno de déficit de atención en niños es controversial.

Antidepresivos
Imipramina. Clomipramina, trimipramina, tianeptina con marcas comerciales Tofranil (CSP), clomipramina (Sigma-Tau), Surmontil (Sanofi), Stablon (Servier). Según la guía, los antidepresivos representan un riesgo significativo de accidentes psiquiátrico (alucinaciones, violencia, suicidios).

Ginecología: anticonceptivos orales
La lista contiene 16 píldoras anticonceptivas, macrodosis y microdosis de 3ra y 4ta generación, o sólo de progestágeno, entre ellas dropirenona, gestodeno, desogestrel, etc cuyos nombres comerciales son Cycleane, Mercilon, Varnoline, (Shering Prough), Melodia, Yaz, Diane 35, Jasmine-Jasminelle (Bayer), Minesse (Wyeth), Felixita (Theramex) Carlin, Triafemi, Holgyeme (Effik), Lumalia (Pierre Fabre), Evepar (Mylan), Minerva (Biogaram).

La mayoría tiene una incidencia de trombosis y embolia pulmonar 3 a 4 veces mayor que las pastillas de 2 ª generación, sin poseer mayor eficacia .

Antidiabéticos:
-Exenatida y liraglutida de marcas Byetta (Lilly) Victoza (Novo Nordisk). Ambos son muy peligrosos.
- Cuatro gliptinas: Vildagliptina, sitagliptina, linagliptina, saxagliptina y sus 8 productos combinados: Galvus y Eucrers (Novartis), Januvia y Janumet (MSD), Xenubia y Velmética (P. Fabre), Trajenta y Onglyzia (Boehringer)
Las gliptinas disponibles van en aumento pero son menos eficaces. El Janumet se han asociado a hepatitis mortal y son diez veces más caras.

Cardiovasculares:

-Tres fármacos vasodilatadores coronarios y arteriales: Nicorandil, trimetazidina, piribedil, en 4 marcas: Adancor (Derono), Ikorel (Sanofi), Vastarel y Trivastal (Servier)
-Un fármaco para la insuficiencia cardiaca: ivabradina, Procoralan (Servier),
-Un antiarrítmico : dronedarona, Multaq (Sanofi)

Según Le Nouvel Observateur citando a los autores: " los vasodilatadores, estos fármacos para la insuficiencia cardiaca y los anti-arrítmicos son inútiles y presentan múltiples complicaciones cardiacas múltiple, incluyendo hipotensión, alteraciones del ritmo, infarto agudo de miocardio”.,

-Dos anticoagulantes y un antiagregantes: Dabigratan, drotrecogin alfa y ticlopidina, de marcas comerciales Ticlid (Sanofi), Pradaxa (Boehringer) y Xigris (Lilly)
La Guía propone reemplazar por las antiguas moléculas igual de eficaces pero menos peligrosas, como la aspirina, clopidogrel y heparina.

Control del hábito tabáquico
Vareniclina y bupropion de nombres comerciales Champix (Pfizer), Zyban (GSK): los autores sostienen que estos dos productos no tienen ningún beneficio

Anti inflamatorios:
Indometacina , nimesulida , ketoporfeno pomada, celecoxib, etoricoxib en las marcas Indocide (MSD), Nexen (Therabel) Ketum cutane (Ménarini), Celebrex (Pfizer), Arcoxia (MSD).
La guía recomienda reemplazarlos por otros antiinflamatorios con menos efectos secundarios para evitar una posible necrosis cutánea y hepatitis. El Celebrex y la Arcoxia, primos del Vioxx, deben ser retirados del mercado porque provocan accidentes vasculares. La pomada Ketum utiliza para tratar esguinces y tendinitis, podría causar quemaduras graves si se exponen al sol.

Estimulante respiratorio

Almitrina bismesilato, Vectarion (Servier). Según Even, presenta un "interés menor a una taza de café, y es mucho más peligroso".

La nota de prensa  en el Mundo

 

Un nuevo enemigo para la industria farmacéutica


  • Un libro, editado en Francia, abre el debate sobre el negocio farmacéutico
  • Sus autores son dos médicos que analizan el papel de estas empresas
  • El manual analiza 4.000 productos y señala su utilidad terapéutica



¿Cuál es el papel de la industria farmacéutica? ¿Qué aportaciones ha hecho en los últimos 20 años? ¿Cuánto dinero se destina a financiar fármacos de dudoso papel terapéutico? Estas son algunas de las preguntas a las que se da respuesta en la 'Guía de los medicamentos útiles, inútiles o peligrosos' (Cherche Midi), un libro que ha abierto el debate en Francia sobre el uso de los medicamentos en ese país.


A través de 900 páginas, los autores ofrecen un servicio al consumidor en materia de salud pública al tiempo que tratan de desenmascarar los intereses de las grandes corporaciones farmacéuticas que, a sus ojos, se rigen en la actualidad por el afán del lucro, dirigidas por gestores que sólo piensan en cumplir el objetivo anual de un 20% de rentabilidad. Un repaso por 4.000 productos a la venta en Francia determina cuáles de ellos son buenos, nocivos o simplemente inocuos.

Si se tratara del clásico libro sensacionalista escrito por dos reporteros, la cosa no pasaría a mayores. Pero quienes lo firman son un célebre profesor, urólogo y diputado del partido conservador Unión por un Movimiento Popular (Bernard Debré) y el director del prestigioso Instituto Necker y antiguo Decano de la Facultad de Medicina de París (Philippe Even). Entrevistado en profundidad por el semanario político Le Nouvel Observateur, este último describe el negocio de la farmacopea como "la más lucrativa, la más cínica, la menos ética de todas las industrias".

Para este reputado neumólogo de 80 años, "el 50% de los medicamentos son inútiles, el 20% no son bien tolerados por los pacientes y hay un 5% por ciento potencialmente peligrosos". Según los autores de este manual –que no debe ser leído como un libro, ya que se trata de una obra de consulta–, en un país como Francia donde falta dinero para financiar la salud pública y los seguros de salud acarrean un enorme déficit, se gasta inútilmente entre 10.000 y 15.000 millones de euros en productos que no curan, algunos de los cuales pueden ser perjudiciales para la salud.

Pese a las cifras, Even explica "afortunadamente hay millares medicamentos útiles e indispensables [...] La industria farmacéutica ha desarrollado y comercializado casi todos los fármacos que han cambiado nuestras vidas. Los antibióticos y las vacunas han reducido la mortalidad infantil en los países occidentales y todos hemos aumentado nuestra esperanza de vida una media de 10 años", afirma en Le Nouvel Observateur. Sin embargo, reconoce, ese panorama ha cambiado desde 1990. "En los últimos 20 años no se ha descubierto ni un solo tratamiento a gran escala", asegura, aunque señala que sí se han desarrollado una veintena de moléculas muy eficaces, pero para un público pequeño, para algunos subtipos de cáncer.


Terapias menos novedosas


Debré y Even señalan que los laboratorios, junto con la ayuda de algunos médicos, están aumentando los tratamientos preventivos para las personas sanas que podrían no llegar a tener nunca la enfermedad para la que toman un fármaco. Y en la lista negra de los medicamentos peligrosos incluyen remedios contra las enfermedades cardiovasculares, algunos antiinflamatorios, ... así hasta sumar 58 fármacos.

Even denuncia también que los laboratorios solo invierten el 5% de su presupuesto en investigación, el 15% en desarrollo y el 10% en la elaboración del producto –últimamente realizada en Brasil o India–, mientras que el 45% va destinado al marketing y el apoyo de lobbies que defienden sus intereses en Washington y Bruselas.

"La industria ha sustituido los viejos medicamentos cuyos derechos han expirado –y que ahora cualquiera puede fabricar como genérico– por versiones teóricamente mejoradas cuya patente vuelven a tener en exclusiva y que son mucho más rentables financieramente. Pero, en la mayoría de los casos, esos productos nuevos no lo son tanto o, aún peor, son peores que las moléculas originales", declara Even. "Por ejemplo, en el caso de los medicamentos antiasmáticos y los antidiabéticos orales, nada hay superior a las sulfamidas de 1959 y la metmorfina de 1956".

En este contexto, los autores de la 'Guía de los medicamentos útiles, inútiles o peligrosos' citan el ejemplo del penúltimo escándalo farmacéutico surgido en Francia. "Durante años se estuvo vendiendo con éxito un producto como el Mediator creyendo que era un remedio eficaz contra la diabetes. Terminó descubriéndose que era ineficaz. Pero se cobró muchas muertes. Casos como este nos han decidido a hacer una llamada de alarma. Es urgente realizar una buena limpieza en las farmacias francesas".


enlace a la nota de prensa original
http://bit.ly/Inutiles



el libro

 Guide des 4000 médicaments utiles, inutiles et dangereux

de Bernard Debré y Philippe Even





se puede comprar en linea en la siguiente dirección
http://www.cherche-midi.com/theme/Guide_des_4000_medicaments_utiles,_inutiles_ou_dangereux-Professeur_Bernard_DEBRE_Philippe_EVEN_-9782749121413.html