miércoles, 12 de octubre de 2016

Argentina y Sudamerica: Cómo es la maniobra para importar patentes extranjeras ideada por la OMPI?

Marcos Piña, Observatorio Sudamericano de Patentes, 11 de octubre de 2016


Una gran controversia se ha desatado en Argentina a raíz de una resolución firmada por el presidente de la oficina de propiedad industrial que puso en pié de guerra a la industria farmacéutica nacional en contra del gobierno de Mauricio Macri.
Toda la industria de medicamentos extranjera agrupados en CAEME apoyó las medidas y considera que las solicitudes de patentes se analizan de acuerdo a estrictos estándares de patentamiento, cuando sin embargo, durante más de 20 años realizaron lobby para flexibilizar la ley de patentes argentina del año 95.

¿Pero en que consiste entonces el procedimiento que pretende aprobar las patentes de empresas extranjeras de forma acelerada en el país?

El mecanismo para burlar a los parlamentos nacionales fue ideado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) y contó con la colaboración de varios directores de oficinas de patentes de la región quienes solicitaron ayuda a OMPI para implementar un convenio con el propósito de conceder patentes de forma rápida pasando por encima del poder legislativo.

El pedido realizado en 2011 figuraba en una carta dirigida al Director General de la OMPI, Francis Gurry, por el Presidente de la oficina de propiedad industrial de la Argentina (INPI-Argentina),  Mario Aramburu, en nombre de los nueve países. En dicha carta se informaba a Gurry que los nueve países "habían decidido" llevar adelante un proyecto regional cuyo objetivo es “desarrollar una plataforma común que permita la integración de las oficinas, el intercambio de información entre ellas y la compatibilidad de los sistemas de las nueve participantes.” Así se conformaría el convenio de Cooperación en Propiedad Industrial PROSUR-PROSUL”.

Se trata del Programa Piloto del Procedimiento Acelerado de Patentes (en adelante PPH) convenidos por fuera de los parlamentos nacionales que por mandato de la constitución deben aprobar los acuerdos o tratados internacionales. En 2012 el convenio entre oficinas de propiedad industrial fue sellado en Chile.

De este "convenio" participan el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial de la República Argentina (INPI), el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial de la República Federativa de Brasil (INPI), la Superintendencia de Industria y Comercio de la República de Colombia (SIC), el Instituto Ecuatoriano de la Propiedad Intelectual (IEPI), la Dirección Nacional de Propiedad Intelectual (DINAPI) de la República del Paraguay, el Instituto Nacional de la Defensa de la Competencia y la Protección de la propiedad Intelectual de la República del Perú (INDECOPI), y la Dirección Nacional de la Propiedad Industrial de la República Oriental del Uruguay (DNPI) y el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI).

El “Memorándum de Entendimiento sobre el Programa Piloto del Procedimiento Acelerado de Patentes entre las oficinas de Propiedad Industrial que integran el sistema de Cooperación en Propiedad Industrial PROSUR-PROSUL”, fue suscrito en Río de Janeiro, Brasil, el 6 de mayo de 2016, y con los gobiernos de la región alineados a los intereses empresariales comienza una fase del plan de patentamiento masivo.

El Programa Piloto del PPH fue establecido para permitir que cuando la Oficina INAPI de Chile o Brasil -Oficinas de Examen Anterior (OEA)-, haya evaluado la patentabilidad de una solicitud, la Oficina de Examen Posterior (OEP) -el resto de las oficinas en idioma castellano- asegure que el solicitante participe del "beneficio" de un examen acelerado de la solicitud correspondiente, es decir, se le conceda la patente en cada uno de los países sin más examen riguroso en las oficinas nacionales, pues el trabajo ya fue hecho.

Considera las solicitudes de patentes internacional via PCT del Instituto Nacional de Propiedad Industrial de la República de Chile (INAPI) o del Instituto Nacional de la Propiedad Industrial de la República Federativa de Brasil (INPI) en su calidad de Administración encargada de la Búsqueda Internacional o International Searching Authority / Administración encargada del Examen Preliminar Internacional o International Preliminary Examination Authority (ISA/IPEA). 

Las oficinas presentan este acuerdo como "Programa Piloto" como si se tratara de algo inofensivo y avanzan hacia la consolidación de un sistema rápido de patentamiento de todas las oficinas en beneficio de las empresas extranjeras que presentan más del 90% de las patentes en Sudamérica.

Según sus promotores, durante su vigencia el Programa Piloto del PPH tendrá el carácter de un "programa de prueba", de tal forma que INAPI y las demás oficinas de los miembros de PROSUR evaluarán los resultados del programa piloto para determinar cuándo y cómo el programa deberá ser implementado en su totalidad una vez que haya terminado el periodo de prueba. Es el inicio de la importación de patentes extranjeras a la región.

Para poder participar en el programa piloto del PCT-PPH, el solicitante debe presentar el formulario de solicitud de examen acelerado dentro del programa piloto PPH, accesible en castellano en la página web de INAPI, y adjuntar todos los documentos de apoyo relevantes. Si la petición para la participación en el programa piloto PCT-PPH cumple todos los requisitos establecidos, ésta será aceptada y la solicitud de patente en INAPI podrá adelantarse para el examen.

De esta forma Chile y Brasil funcionan como "cabecera de playa" para el ingreso de las patentes de EEUU, Unión Europea, Japón o Canadá, que acaparan la mayor proporción de solicitudes de patentes en el Mundo que ingresan mediante el tratado internacional PCT o el Convenio de París, aunque el primero no ha sido firmado por el Congreso Argentino.

Las solicitudes de patentes se acelerarán en su tratamiento porque los examinadores de patentes de las oficinas nacionales no tendrán que realizar la búsqueda internacional de antecedentes, publicar la solicitud de patente en su país, ni realizar los exámenes de forma y de fondo, ya realizados por las oficinas designadas en el PROSUR-OMPI (Chile y Brasil) quienes a su vez aprueban aceleradamente las invenciones ya analizadas en Europa o EEUU., convirtiéndose en la práctica en oficinas de registros de patentes, reduciendo la calidad de las patentes aprobadas en el país con las consecuencias negativas sobre el precio de los medicamentos al otorgarse monopolios por más de 20 años a Pfizer, AstraZéneca, Novartis, Janseen, Gilead, Merck, Glaxo, Bayer, Monsanto, etc.

Tras una fachada de un "plan piloto" y cooperación entre oficinas de patentes, sumados a una resolución administrativa (56/16), el INPI de Argentina abrió la puerta a la concesión acelerada de patentes farmacéuticas y biotecnológicas burlando al Congreso Nacional y perjudicando a los laboratorios nacionales, los trabajadores de la industria farmacéutica y del propio INPI, provocando un aumento considerable a los precios de los medicamentos tras la aparición de patentes extranjeras en el mercado local.
El sofisticado mecanismo ideado por OMPI comienza a tener sus frutos y un convenio avalado por los laboratorios transnacionales comenzará a aplicarse a partir del 15 de octubre de 2016 en la Argentina.