miércoles, 21 de diciembre de 2011

21º principio: suspende el tratamiento con fármacos innecesarios o que no están siendo efectivos

 

Fármacos innecesarios

Todo fármaco se indica (o debería indicarse) con una finalidad concreta, es decir para conseguir un objetivo/resultado/beneficio en un determinado período de tiempo. Este objetivo:
1)  debe ser razonable (basado en pruebas de su efectividad)
2)  debe ser, en general, evaluable (es decir cuantificable) directa o indirectamente (p. e. HbA1c cuando damos metformina a un diabético, o INR cuando indicamos anticoagulantes orales), y cuando no lo sea debemos tener una razonable seguridad de que el objetivo se está alcanzando (p. e. cuando damos AAS en prevención secundaria, o un inhibidor de la bomba de protones en pacientes ancianos que toman AINE).
3)  debe ser superior al daño/riesgo que se produce al tomar el fármaco. Sigue leyendo