jueves, 21 de octubre de 2010

En Europa nuevas reglas de la EMA

Científicos más transparentes
La Agencia del Medicamento endurece su normativa de conflictos de interés
El Mundo (España) 21-10-10

Las críticas que recibió la Organización Mundial de la Salud por falta de transparencia en su gestión de la pandemia de gripe A parecen haber removido conciencias en la comunidad científica. La última en apostar por una nueva estrategia de 'nitidez total' ha sido la Agencia Europea del Medicamento (EMA), que acaba de presentar una nueva normativa para el control de los posibles conflictos de intereses de sus expertos.
Estas reglas, tal y como afirma el organismo en un comunicado, pretenden hacer posible un doble objetivo: "Contar con los mejores especialistas científicos de Europa para la evaluación y supervisión de los fármacos" a la vez que quede probado "que estos expertos no tienen ningún interés en la industria farmacéutica que pueda afectar a su imparcialidad".
La normativa está basada en tres pilares fundamentales: solidez, eficiencia y transparencia. Así, a partir de ahora, los conflictos de intereses que declaren los especialistas se dividirán en tres categorías –directos, indirectos y sin intereses-, de modo que a cada experto puede asignársele un nivel de riesgo determinado (el riesgo más alto lo constituirán las relaciones directas de interés). "De acuerdo con esos niveles de riesgo, se restringirá la posibilidad de que algunos expertos puedan involucrarse en determinados temas en función de la naturaleza de los intereses declarados, del tiempo que haya pasado desde que tuviera lugar la relación y del tiempo de actividad que realizase el experto", aclara el documento.
Además, la agencia adoptará una estrategia más proactiva a la hora de identificar potenciales conflictos de interés y se interesará por la búsqueda de expertos alternativos.
De este modo, la EMA estudiará todos los conflictos de interés de los miembros que se propongan para sus comités científicos antes de establecer una nominación formal y aprovechará sus contactos con organizaciones académicas y sociedades científicas para buscar más especialistas. Por otro lado, el organismo también prevé incrementar la transparencia de los conflictos de interés declarados a través de varias medidas que incluyen la publicación en su página web toda la información profesional de los científicos a los que consulta habitualmente. Según sus datos, todas estas medidas podrían estar plenamente implantadas antes de la mitad de 2011.
"La función principal de la EMA es proporcionar opiniones científicas independientes y de alta calidad sobre los fármacos a la Comisión Europea y los miembros de la UE. Trabajamos seriamente en esto y revisamos continuamente nuestros procesos para asegurarnos de que se dan todos los pasos necesarios para proteger nuestras opiniones de la influencia de cualquier interés inapropiado", ha subrayado Noel Wathion, responsable de la protección al paciente de la agencia.