domingo, 4 de julio de 2010

Cuestionan métodos para retirar los medicamentos de la venta

Marchione M, El Nuevo Herald (Estados Unidos) 03-07-10

La píldora contra la artritis Vioxx fue retirada del mercado, pero ciertas hormonas para la menopausia no, a pesar de que ambas están relacionadas con infartos cardíacos. Algunos medicamentos desaparecen de las tiendas y regresan después.
Entonces, ¿cuán peligrosa debe ser una medicina para retirarla del mercado?
Las preguntas sobre la seguridad de los medicamentos resurgieron en Estados Unidos esta semana ante los reclamos para retirar del mercado a la píldora para la diabetes Avandia. Para sorpresa de muchos, la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) no tiene reglas estrictas para decidir en esos casos y sólo cuenta con una norma un tanto oscura que señala que se deben retirar ``cuando los riesgos sean superiores a los beneficios''.
Se espera que haya un reporte antes de una audiencia sobre Avandia que se divulgará el 13 y el 14 de julio. La píldora ha creado controversia aunque su fabricante, GlaxoSmithKline PLC, insiste en que es segura.
``Cada medicina tiene su propia historia y es complicada'', por lo que no se pueden hacer comparaciones tomando en cuenta decisiones anteriores, dijo el médico Joshua Sharfstein, el principal subcomisionado de la FDA. Muchas cosas pueden influir para que se hagan las solicitudes de retiro, dijo el médico Brian Strom, experto en seguridad de medicamentos en la Universidad de Pennsylvania. Strom ha sido por muchos años consejero de la FDA y consultor para Takeda Pharmaceuticals, que fabrica Actos, un rival de Avandia.
Uno de los factores que hay que considerar es qué tan seria es la enfermedad que trata la medicina. En el caso de los medicamentos para el cáncer hay efectos secundarios graves, pero se aceptan, dijo Strom. También hay que revisar qué tan graves son los daños, ``provocar un poco de náusea no es tan malo, matar a alguien sí lo es'', dijo Strom.
Otro punto es qué tan frecuentes son los riesgos ante los beneficios y finalmente si hay alternativas más seguras. En el caso de Avandia éste podría ser el mayor argumento para retirarla del mercado pues Actos realiza las mismas funciones de forma más segura.
Pero quizá el problema no está en retirar las medicinas sino en los criterios para aprobarlas.
``Han pasado 10 años desde que una medicina fue aprobada y todavía no sabemos si produce los beneficios que buscan los pacientes. Es algo inaceptable'', dijo el médicoAlastair Wood, profesorde la Universidad deVanderbilt.