jueves, 12 de marzo de 2009

Admiten el mayor fraude académico

Admiten el mayor fraude académico

El anestesiólogo Scott Reuben confesó que todas sus investigaciones fueron fraguadas


La Nación, 12/3/09
NUEVA YORK ( The New York Times ).- En lo que puede considerarse el mayor y más duradero caso de fraude académico, uno de los más prolíficos investigadores en anestesiología admitió que inventó muchos de los datos que sustentaban sus investigaciones, dijo un vocero del hospital en el que trabaja.

El investigador, Scott Reuben, un anestesiólogo de Springfield Massachusetts, que trabajaba en el Baystate Medical Center, nunca realizó los estudios clínicos sobre los que escribió para 21 revistas científicas desde 1996, dijo Jane Albert, vocera del Baystate Center.

La confiabilidad de docenas de artículos que escribió es incierta y la práctica común -respaldada en sus trabajos- de darles a los pacientes fármacos del tipo de la aspirina y medicinas neuropáticas después de la cirugía en lugar de narcóticos está cuestionada.

Paul Cirel, abogado del doctor Reuben, dijo que no podía discutir el caso. El gigante de la industria farmacéutica, Pfizer, respaldó mucha de la investigación de Reuben desde 2002 a 2007. Muchos de sus estudios hallaron que Celebrex y Lyrica, dos drogas de esa compañía, eran efectivas contra el dolor posoperatorio.

"La investigación clínica independiente hace avanzar los tratamientos y mejoran las vidas de los pacientes -dijo Raymond f. Kerins Jr., vocero de Pfizer-. Como parte de esa investigación, descontamos que los investigadores independientes serán veraces y estarán motivados por el deseo de mejorar la calidad de vida de sus pacientes. Es muy desalentador enterarse de las acciones del doctor Reuben."

Las compañías farmacológicas frecuentemente contratan a médicos de familia para conducir estudios de medicinas ya aprobadas.