martes, 20 de septiembre de 2016

Las farmacéuticas tienen 311 compuestos en I+D para enfermedades autoinmunes

C. G. R./N. B., DiarioMedico.com, 19 de septiembre de 2016

Un informe de la patronal americana PhRMA expone los esfuerzos del sector en este área y recuerda que hay más de 80 patologías autoinmunes, aunque aún hay muchas lagunas.
Medicamentos en desarrollo o a la espera del dictamen regulatorio para autoinmunes. Algunos pueden estar presentes en varias indicaciones. (‘Medicines in development for autoimmune diseases’ (Phrma, 2016))
Las compañías biofarmacéuticas con presencia en Estados Unidos están desarrollando 311 nuevos medicamentos, indicaciones o vacunas destinados al tratamiento de enfermedades autoinmunes.
Según los datos recopilados en un informe por la patronal norteamericana del sector PhRMA en colaboración con la Fundación Americana del Lupus, entre los 311 compuestos en investigación hay 76 para artritis autoinmune, patología que se lleva la palma entre las que más productos tienen en desarrollo en el sector, seguida de la enfermedad inflamatoria intestinal, con 58, y psoriasis, con 48 (ver cuadro).

Gran parte de estos compuestos o indicaciones están en la fase 3 -la más avanzada del proceso de I+D- o a la espera de una decisión regulatoria por parte de la agencia estadounidense FDA. En concreto, 85 de los 311 productos o indicaciones han alcanzado ya alguna de estas etapas, y son 44 las empresas detrás de estos 85 compuestos: 27 con sólo uno avanzado o a la espera de registro, y 17 con dos o más. La estadounidense AbbVie lidera esta clasificación con 7 moléculas.

Biosimilar y biomejor
El listado contiene 22 biosimilares, algunos de ellos en desarrollo para varias indicaciones. Así, la artritis cuenta con 14 productos de esta clase en I+D, 9 la psoriasis, 3 la EII y 3 la diabetes. Junto a estos, hay otras versiones de biológicos comercializados mejorados (denominados en inglés como biobetter), que aspiran a superar los resultados clínicos de los originales. En este terreno destaca la apuesta de la estadounidense Sorrento, con una versión de basiliximab y otra de infliximab que desarrolla junto a la sueca Mabtech.

El informe recuerda que existen más de 80 enfermedades consideradas autoinmunes, aunque todavía queda mucho por conocer sobre estas patologías y su origen.
En cualquier caso, las investigaciones arrojan nuevas pistas que pueden ayudar a aportar enfoques innovadores sobre posibles tratamientos, como el papel de los factores ambientales (alimentos, agentes químicos o traumatismos de los pacientes) o su origen genético. Se sabe que tienden a afectar a miembros de una misma familia, lo que sugiere la influencia de los genes, y que más del 75 por ciento de los pacientes son mujeres. Además, dado que estas patologías comparten lazos genéticos e inmunológicos, no es infrecuente que un paciente sufra dos o más enfermedades de este tipo. Así, los celiacos presentan un mayor riesgo de desarrollar enfermedades como la diabetes tipo 1 o la enfermedad tiroidea.

I+D innovadora
El informe de la patronal destaca algunos compuestos que representan aproximaciones terapéuticas especialmente novedosas, como los anticuerpos monoclonales que actúan de forma dirigida contra dianas específicas del lupus eritematoso sistémico, la psoriasis o la enfermedad de Sjögren.

Entre los 311 compuestos en desarrollo, hay 85 que ya han alcanzado la fase 3 de ensayos clínicos o están a la espera de una decisión regulatoria
En concreto, el trabajo recoge la innovación que representa un anticuerpo monoclonal en I+D para el tratamiento del lupus que inhibe la actividad de una proteína que se cree que juega un papel clave en el desarrollo de la enfermedad.

Otra línea innovadora de investigación es la que representan en psoriasis varios anticuerpos monoclonales que se dirigen específicamente y neutralizan un gen receptor que parece clave en los procesos inflamatorios autoinmunes relacionados con varias patologías crónicas con este origen, incluida la psoriasis.

Otro anticuerpo monoclonal en desarrollo para el síndrome de Sjögren se liga a una proteína para evitar su interacción con las cédulas T activadas. Se cree que la interrupción de esta interacción entre la proteína y el estimulador impide el aumento de las respuestas inmunes de las células asociadas a enfermedades autoinmunes como la de Sjögren.

También subraya los avances en esclerosis múltiple, para la cual hace sólo diez años los tratamientos se limitaban a un puñado de medicamentos inyectables o en infusión con importantes efectos secundarios y síntomas dolorosos en el lugar de la inyección. En la actualidad, hay un abanico más amplio de tratamientos, con menos efectos adversos y que incluye opciones orales, que reducen las recaídas, previenen la progresión de la enfermedad y han supuesto una mejora en la calidad de vida.

En artritis reumatoide, el desarrollo de biológicos, que se dirigen a diferentes dianas implicadas en la inflamación y discapacidad, ha logrado mejorar la funcionalidad física de los pacientes y prevenir el daño articular irreversible, haciendo posible la remisión de la enfermedad.

Original en: http://bit.ly/2cRevm9