domingo, 22 de julio de 2012

Uruguay: Médicos deberán declarar vinculos con laboratorio

FNR (Fondo Nacional de Recursos )exigirá a médicos declarar si tienen vínculo con laboratorios



Conflicto de intereses. Es un problema frecuente, por eso el Fondo Nacional de Recursos exigirá que se deje sentado al momento de una solicitud. Jerarcas dicen que otorgará "transparencia"


Viviana Ruggiero El País (Uruguay) 22-07-12


Los médicos que soliciten tratamientos y fármacos al Fondo Nacional de Recursos deberán declarar, a partir del 1° de enero de 2013, si mantienen un vínculo con el centro donde se atenderá al paciente o con el laboratorio que provee la medicación.
Médicos que viajan a congresos organizados por laboratorios, profesionales que recomiendan tratamientos con nombres comerciales, que participan de actividades financiadas por la industria farmacéutica o que trabajan en Institutos de Medicina Altamente Especializada (IMAE) además de desempeñarse en otras instituciones. En Uruguay es común que esto suceda, y por ende los médicos suelen enfrentar un conflicto de intereses.
Como consecuencia, y para evitar "suspicacias", el Fondo Nacional de Recursos (FNR) "exigirá" a los médicos que soliciten un tratamiento para sus pacientes que "declaren" si tienen algún vínculo con la institución donde se realizará el acto médico o con el laboratorio que provee el fármaco.

Así lo establece el artículo 183 del proyecto de Rendición de Cuentas. El tema fue incluido al documento por los ministerios de Salud Pública y de Economía a pedido de la propia dirección de FNR.
"Hay muchas sospechas e incluso certezas de que hay solicitudes de tratamientos o medicamentos que tienen un conflicto de intereses por parte de quien solicita", aseguró a El País el codirector técnico del FNR, Alarico Rodríguez, y ejemplificó su afirmación: "Si un médico va a pedir que a un paciente se le haga un cateterismo en determinado IMAE, se tiene que declarar un conflicto de intereses si él es quien hace el cateterismo en ese centro. Lo mismos con la medicación. A nosotros suelen pedirnos una marca concreta y si hay un vínculo con ese laboratorio se tiene que saber".
El jerarca entiende que declararlo otorga "transparencia al proceso" y aclaró que "dejar sentado" el conflicto de intereses del profesional no implica que la solicitud sea rechazada y que el tratamiento no se efectúe. "Es simplemente jugar con las cartas a la vista", explicó.
Rodríguez afirma que estas situaciones son "inevitables" en un país con las características de Uruguay. "Nadie es exclusivo de un trabajo, entonces se juega el doble rol. Pero el deber ser establece que esas cosas hay que declararlas. Y eso es lo que queremos hacer", indicó.
En una presentación realizada días atrás en un seminario de la Junta de Transparencia y Ética Pública, la coencargada de la Dirección Técnica Médica del FNR, Rosana Gambogi, opinó que la "existencia de un probable conflicto de intereses no necesariamente es punible, pero requiere para su resolución en primer término, la declaración y posterior observación del mismo".
Reconoció también que el Fondo quiere que los conflictos de intereses se conozcan para "defender el verdadero fin del ejercicio de la medicina".
Durante el año 2011 el FNR financió 19.349 actos médicos y tratamientos con fármacos. La institución (que recibe aportes económicos públicos y privados y es administrado por una Comisión Honoraria) tiene un presupuesto anual de US$ 200 millones y en medicamentos invierte US$ 40 millones (ver recuadros).


RELACIÓN PARALELA.
Los médicos y la industria farmacéutica tienen un vínculo muy estrecho. La Comisión Parlamentaria de Salud de la Cámara de los Comunes británica presentó hace unos años un informe sobre la influencia de la industria farmacéutica en el cual concluyó que "es enorme y se encuentra fuera de control". Uruguay no escapa de esto y la relación ha ido creciendo.
La adquisición de conocimiento por parte de los profesionales de la salud es uno de los principales factores que propicia el vínculo, según escribió en la revista Médica del Uruguay la doctora María Teresa Rotondo.
La profesional reconoció que en la adquisición de conocimiento tiene relevancia la realización de encuentros científicos con profesionales de experiencia así como jornadas de presentación y discusión de casos, entre otras actividades. "La situación actual ha llevado a la casi imposibilidad de realización de congresos subvencionados por los propios interesados. Y la industria es la gran ayuda para la realización de dichos eventos", reconoció.

El factor económico es el que lleva a los médicos a "aceptar" las subvenciones que ofrece la industria farmacéutica de modo de mantener los conocimientos para poder tratar mejor a sus pacientes. Y por contrapartida, para la industria esa inversión es "redituable".


"La industria ha observado que el apoyo económico a los médicos es un hecho que no va en desmedro de sus ganancias, sino todo lo contrario: se obtienen réditos importantes que favorecen la estrategia de ventas. Entonces, ¿dónde pueden radicarse los efectos negativos de esta unión de intereses económicos? Cuando desde la perspectiva del médico se pierde el objetivo final, es decir, mirar por el interés de su paciente y comenzar a mirar por su propio interés", explica la doctora.


Cudim no cobró estudios realizados para el FNR por atraso informático, según el director
En el mes de febrero el Centro Uruguayo de Imagenología Molecular (Cudim) informó que el Fondo Nacional de Recursos (FNR) le debía unos US$ 500 mil por la atención de pacientes a quienes se les realizó la técnica de medicina nuclear conocida como PET (tomografía de emisión de positrones), utilizada para el diagnóstico de enfermedades oncológicas, cardíacas y del cerebro. El FNR respondió en ese entonces que se encontraba al día con sus pagos.


Ahora el codirector técnico del FNR, Alarico Rodríguez, reconoció a El País que hay "cierto atraso" en el pago al Cudim pero afirmó que se debe "a un cierto atraso en el cargado de la información al sistema por lo cual el Cudim no ha cobrado todos los procedimientos realizados por el FNR en la institución".
El jerarca aclaró que de todas maneras se está trabajando con "normalidad" y que el problema ocurrido en el mes de febrero con el director del Cudim, Henry Engler, "se superó".
Además de este tipo de estudios que realiza en el Cudim, el Fondo financia actos médicos del área cardiológica (estudios hemodinámicos, implante de marcapasos y cardiodesfibriladores, cirugía cardíaca, angioplastia coronaria transluminal percutánea, trasplante cardíaco), del área traumatológica (implante de prótesis de cadera y rodilla), del área nefrológica (hemodiálisis, diálisis peritoneal, trasplante renal), del área hematológica (trasplante de médula ósea). También financia la asistencia a grandes quemados, el trasplante hepático, los implantes cocleares y medicamentos de alto costo. La normativa legal prevé, además, financiar procedimientos en el exterior.

 
Fármacos que llegan a $ 150.000


250.000 PERSONAS TRATADAS
Con un presupuesto anual de US$ 200 millones, el Fondo Nacional de Recursos (FNR) permitió al día de hoy que más de 250.000 personas recibieran tratamientos y asistencia médica altamente especializada. El FNR administra el 6% del gasto total en salud del Uruguay. Sin embargo, enfrenta cada tanto denuncias de pacientes que dicen no recibir respuestas de la institución.

19.349 ACTOS FINANCIADOS
El FNR autorizó durante el año pasado 16.877 actos médicos y 2.472 tratamientos con fármacos, lo que totaliza 19.349 autorizaciones. En el año 2010 habían sido 18.864 y en 2009 casi 18.000. En 2011, se realizaron 3.776 hemodinamias (estudio anatómico y funcional del corazón y de la dinámica de la sangre), 3.303 angioplastias, 3.095 prótesis de cadera, 2.331 cirugías cardíacas, se implantaron 1.530 marcapasos, entre otros tratamientos. Además se realizan diálisis a unos 3.000 pacientes por año.

13.520 PACIENTES DE IAMC
De los actos médicos autorizados, 13.520 fueron para pacientes de mutualistas, 5.510 para pacientes de ASSE y 295 para enfermos de las instituciones médicas dependientes de las Fuerzas Armadas. La relación Montevideo e interior del país es pareja: 9.764 pacientes eran del interior y 9.584 de la capital del país. La mayoría de las personas atendidas tenían entre 55 y 84 años.




US$ 40: INVERSIÓN FÁRMACOS
Del presupuesto anual que tiene el FNR, US$ 40 millones son destinados a fármacos. El costo de la medicación es muy variable, según el codirector técnico, Alarico Rodríguez. Para esclerosis múltiple (54 casos en 2011) hay fármacos que tienen un costo de $ 14.000 (biosimilares) y otros de $ 25.000 (originales). En ambos casos dura un mes. Para el cáncer de mama, en tanto, hay fármacos que tienen un valor de $ 36.000 mensuales y otros de $ 10.000. El año pasado se financiaron 311 tratamientos con medicación para el cáncer de mama. "La diferencia no es porque sean originales o biosimilares sino que tienen cometidos diferentes", explicó el codirector uno del Fondo. En cáncer de riñón, linfoma o leucemia hay medicamentos que van desde los $ 30.000 a los $ 150.000.
 
 
disponible en http://bit.ly/OTHIqQ