jueves, 5 de julio de 2012

La India quiere fármacos gratuitos para su población

  • El Gobierno financiará muchos genéricos en los próximos años
  • Está previsto que la mitad de la población se beneficie de este plan
  • Los medicamentos de marca quedan excluidos del programa


El Mundo , agencia Reuters Mumbai   05/07/2012

http://bit.ly/India-gen

La India ha puesto en marcha un programa dotado con 5.400 millones de dólares para proporcionar fármacos gratuitos a su población, una decisión que podría cambiar la vida de cientos de millones de personas. El veto a los fármacos de marca dejará a las grandes farmacéuticas fuera del negocio.

Desde los hospitales de las ciudades a las pequeñas clínicas rurales, los médicos de la India pronto podrán prescribir fármacos genéricos gratuitos a todos los usuarios, expandiendo extraordinariamente el acceso a los medicamentos en un país en el que el gasto público en salud ascendió sólo a 4,5 dólares por persona el pasado año.

El plan se adoptó el pasado año pero no se hizo público. La financiación inicial se ha asignado en las últimas semanas, según fuentes oficiales. Los médicos estarán limitados a una lista de fármacos genéricos y se enfrentarán a sanciones en el caso de prescribir medicamentos de marca, una gran desventaja para las grandes farmacéuticas en uno de los mercados que más crecen en el sector.

"Sin duda, es un mazazo para una industria que ya está asediada, que ha sido objeto de varias decisiones perjudiciales en la India", ha señalado Chris Stirling, jefe para Europa de Químicos y Farmacéuticas de KPMG. "Las empresas del sector probablemente se replantearán sus estrategias en los mercados emergentes para tener en cuenta esta situación y cualquier movimiento similar que se produzca en otras regiones".

Llegar a la mitad de la población

Cada año, en la India se venden alrededor de 600.000 millones de rupias (11.000 millones de dólares) en fármacos. Los medicamentos que cubre el nuevo programa suponen el 60% de las ventas actuales, 290.000 millones de rupias al precio al por mayor.

Se prevé que el precio anual para el Gobierno será inferior debido a las compras en grandes cantidades y a que los pacientes que acudan a las clínicas privadas seguirán pagando por sus medicamentos. Los estados abonarán el 25% de los fármacos gratuitos y el Gobierno central cubrirá el resto.

En la India, existen varios programas que permiten que 250 millones de personas, menos de un cuarto de su población, reciban medicinas gratis, según el Ministerio de Sanidad.

El nuevo plan, que empezará a funcionar a finales de 2012 será introducido por todo el país en un periodo de dos años, proporcionará fármacos gratis al 52% de la población para abril de 2017, con un coste acumulado de 300.000 millones de rupias (5.400 millones de dólares).

Esto requerirá un gran aumento de la financiación por parte de un gobierno ahogado por el déficit. Hasta ahora, el programa sólo ha recibido 1.000 millones de rupias de las arcas del gobierno central.


Una revolución sanitaria

La iniciativa revisará un sistema en el que la asistencia sanitaria suele ser un lujo y donde las clínicas privadas suponen un gasto cuatro veces superior al de los hospitales públicos, a pesar de que el 40% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza o con menos de 1,25 dólares al día.
En cinco años, la mitad de los 1.200 millones de personas que viven en la india se beneficiarán del programa, según cálculos del Gobierno. Muchos otros seguirán acudiendo a la medicina privada en donde este plan no funcionará.

"La política del Gobierno es promover un uso mayor y racional de los medicamentos genéricos, que son de buena calidad", ha declarado L.C. Goyal, secretario del Ministerio de Sanidad y Bienestar Familiar de la India y figura clave para la puesta en marcha del programa. "Son mucho, mucho más baratos que los de marca", ha añadido.

Las firmas internacionales, como Pfizer, GlaxoSmithKline y Merck, saldrán perjudicadas. Cada año, invierten miles de millones de dólares en investigación y buena parte de las ventas de sus productos están destinadas a las economías emergentes como la India, donde los genéricos suponen alrededor del 90% del gasto total en fármacos, mucho más que en los países desarrollados.
Los laboratorios estadounidenses Abbott, que en 2010 se hicieron con el control de un productor de genéricos indio, es el mayor vendedor de medicamentos, tanto de marca como genéricos, seguido por GSK.

La depresión de las grandes farmacéuticas

En marzo, la India concedió su primera licencia obligatoria, permitiendo así que una empresa local fabricara una versión genérica de Nevaxar, un anticancerígeno de la compañía Bayer que aún tiene vigente la patente, despertando la preocupación de las farmacéuticas extranjeras ante la posible falta de protección de la propiedad intelectual en los mercados emergentes.

Esa licencia permitió a Natco Pharma vender su versión genérica de Nevaxar a 8.800 rupias (160 dólares) por cada dosis mensual, un precio muy inferior a las 280.000 rupias que cuesta la versión de Bayer.

En China, otro de los mercados donde las grandes compañías tienen depositadas sus ambiciones, las autoridades han modificado recientemente la normativa para tener el poder de permitir a las empresas locales producir copias baratas de fármacos con patente.

Los mercados emergentes van camino de alcanzar el 28% de las ventas globales de las farmacéuticas en 2015, desde el 12% que suponían en 2005, según datos de IMS Health, una compañía de información y servicios sanitarios.