miércoles, 29 de junio de 2011

la Inclusión de advertencias en medicamentos claves es deficiente

una investigación de Consumer Reports Health sobre el etiquetado de warfarina

Consumer Reports Health: Inclusión de advertencias en medicamentos claves es deficiente
El monitoreo federal para etiquetas de medicamentos es nulo; ¿Qué pueden hacer los consumidores para estar seguros?
YONKERS, Nueva York, 28 de junio de 2011 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ --

Una nueva investigación de Consumer Reports Health descubrió que las etiquetas de medicamentos carecen de advertencias de seguridad claves y que algunas farmacias no incluyen las guías para medicamentos exigidas por el gobierno federal: tan peligroso como conducir un auto sin cinturón de seguridad.

Para el "muestreo" de investigación, Consumer Reports Health envió personal a cinco farmacias distintas en Yonkers, N.Y.: Costco, CVS, Target, Walgreens, y Walmart, a surtir una receta para warfarina. Warfarina (Coumadin y genéricos) es un diluyente de la sangre que se utiliza para prevenir derrames cerebrales y uno de los 20 medicamentos más comúnmente recetados en EE.UU., según IMS Health. Lo más alarmante es que cuatro de cada cinco farmacias no proporcionaron una guía para el medicamento que es obligatoria a nivel federal para ciertos medicamentos entre los que figura warfarina. Y si bien todas las farmacias entregaron sus propios materiales para pacientes, conocidos como información sobre los medicamentos para los consumidores (CMI), estos diferían de la guía aprobada por la FDA para warfarina y contenían advertencias contradictorias acerca del alcohol. Warfarina puede provocar sangramiento interno grave que puede poner en riesgo la vida y es el segundo medicamento que más comúnmente se ve implicado en visitas a salas de emergencia en EE.UU.

Consumer Reports Health también quiso ver cómo variaban entre farmacias las etiquetas de los medicamentos, los adhesivos con advertencias y las páginas de información sobre los medicamentos. Se esperaba un cierto nivel de variación por el uso de distintos softwares en las diversas cadenas para imprimir etiquetas e instrucciones. Aunque los hallazgos no son representativos a nivel nacional para cada cadena, generan una preocupación significativa. "Lo que descubrimos nos dejó impactados", señaló Marvin M. Lipman, M.D., asesor médico jefe de Consumer Reports Health. "Detectamos que las advertencias críticas no existían en ciertas etiquetas de medicamentos, y que las páginas informativas eran confusas, estaban plagadas de jerga médica, y a veces eran ilegibles por el tamaño diminuto de la letra. Es muy preocupante pensar que los consumidores van a tomar medicamentos peligrosos sin las advertencias adecuadas", agregó Lipman. Lipman insta a los consumidores de warfarina a verificar con su médico cuando empiezan con un nuevo medicamento o discontinúan el uso de uno porque algunos medicamentos pueden disminuir o aumentar su efecto.

De acuerdo con Lisa Gill, editora para medicamentos con receta en Consumer Reports Health, el problema se debe en parte a que no existe un estándar internacional como los "Nutrition Facts" (Datos de nutrición) en los paquetes de alimentos o los "Drug Facts" (Datos del medicamento) en los medicamentos de venta directa. "Es probable que los consumidores sepan más acerca de sus Cheerios que de sus medicamentos de venta con receta", observó Gill. Si bien la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) de EE.UU. exige ciertos detalles en las etiquetas, como el nombre del paciente y las instrucciones para dosificación, no monitorea las etiquetas de los medicamentos; más bien, la Junta de Farmacia de cada estado es responsable de su contenido general. En tanto, la inclusión de advertencias en las botellas queda a discreción de cada farmacéutico. "En mi opinión, las inconsistencias y omisiones en las etiquetas de los medicamentos piden a gritos uniformidad y supervisión federal. Esto se podría resolver con regulación de la FDA", sostuvo Lipman.

De acuerdo con el informe, disponible en línea en http://www.ConsumerReportsenEspanol.org, hay alrededor de 1.5 millones de errores médicos prevenibles cada año, un tercio de los cuales sucede fuera de hospitales donde los consumidores deben arreglárselas solos y depender de su propia capacidad para seguir instrucciones. La investigación sugiere que los consumidores se confunden con los impresos que acompañan sus recetas y confían en gran medida en la etiqueta que está adherida directamente a la botella. "Desde el punto de vista del consumidor, todo se reduce a la etiqueta en la botella, aunque de todas maneras instamos a los consumidores a leer todos los materiales que vienen con sus recetas", declaró Gill.

Algunos aspectos destacados del informe:

-- Cuatro de cada cinco farmacias no proporcionaron una guía para el medicamento obligatoria a nivel federal para ciertos medicamentos entre los que figura warfarina.
-- La receta surtida por Target incluía cuatro advertencias impresas directamente en la etiqueta y una instrucción de "leer el prospecto que viene con este medicamento". Walgreens también tenía cuatro advertencias impresas en la etiqueta; CVS tenía tres advertencias impresas en la etiqueta; Costco tenía dos adhesivos de advertencia situados lateralmente en la botella; y Walmart no tenía advertencias de ningún tipo en la botella. No obstante, un segundo viaje a Walmart sí dio como resultado tres adhesivos de advertencia en la botella, como sucedió con un tercer viaje a otro Walmart en el área.
-- Todas las farmacias proporcionaron sus propios materiales para pacientes, conocidos como información sobre los medicamentos para los consumidores (CMI). No obstante, estos diferían de la guía aprobada por la FDA para warfarina y contenían advertencias contradictorias acerca del alcohol. Si bien Costco y CVS aconsejaban a los pacientes "limitar o evitar el alcohol", la guía aprobada por la FDA recomienda abstenerse absolutamente del alcohol.
-- El diseño de la botella y las etiquetas de Target sobresalían del grupo, gracias a los contenedores triangulares de la cadena que ofrecen amplio espacio para instrucciones detalladas. La información del medicamento está en letra grande, los detalles de la farmacia son pequeños y están abajo -al final de la etiqueta-, y hay espacio para múltiples advertencias e instrucciones en el reverso de las botellas.


La investigación de Consumer Reports Health sugiere que los consumidores tienen que estar atentos, en particular cuando comienzan con un nuevo medicamento. Consumer Reports Health recomienda seguir los siguientes pasos, por su propia seguridad:

-- Comprenda los aspectos básicos de su medicamento. Hable con su doctor acerca de cuánto debe consumir, cuándo y con qué frecuencia. Dese el tiempo en el mesón de la farmacia para conversar con el farmacéutico. Aún si él o ella parece ocupado(a), no desista de preguntar.
-- Consulte acerca de los alimentos, medicamentos, suplementos y vitaminas que se deberían evitar. ¿Y qué sucede con el alcohol y otras bebidas?
-- Consulte acerca de los posibles efectos secundarios, los más comunes y los raros.
-- Lea las páginas de información de pacientes que acompañan su receta médica.
-- Determine cuándo puede dejar de tomar el medicamento. Algunos medicamentos, como los antibióticos, se deben tomar hasta que se terminan. Tal vez pueda estar en condiciones de descontinuar otro medicamento a medida que se sienta mejor.