viernes, 23 de enero de 2009

Denuncian un comercio desigual de fármacos entre países ricos y países en vías de desarrollo

Las patentes se negocian en clave de mercado. The Lancet» analiza la situación del comercio sanitario
Sara Carreira La Voz de Galicia (España) 23-01-09


La revista médica más antigua, The Lancet, analiza en su último número a través de varios artículos la situación del comercio sanitario en el mundo. En uno de ellos hace hincapié en el problema que hay detrás de la denuncia de ayer de Brasil.
Según la revista, en enero de 1995 se firmó en la Organización Mundial del Comercio (OMC) el Acuerdo sobre Aspectos de los Derechos de Propiedad Relacionados con el Comercio (TRIPS, por sus siglas en inglés) que marcaba los mínimos internacionales para las patentes de los fármacos. En estos se incluye la posibilidad de que un país en vías de desarrollo fabrique genéricos para atender las pandemias más graves, e incluso que los importe a otros países pobres por el mismo motivo.
El mercado de marcas, realmente, está muy focalizado: Norteamérica, Europa y Japón mueven el 75% del total mundial. Solo la India y Brasil les hacen algo de sombra y para eso en cuestión de genéricos.
Brutales acuerdos puntuales
Entre las normas TRIPS destaca la de la protección de 20 años para los medicamentos, lo que supone una losa para los países con menos dinero, que no pueden atender las demandas sanitarias en sus Estados y que acumulan deudas millonarias en el déficit comercial. De hecho, hay acuerdos puntuales que estrangulan a las naciones pobres, ya que las ricas, atendiendo a su floreciente industria farmacéutica, las obligan a aceptar condiciones de protección de patentes draconianas a cambio de promesas de compra de productos agrícolas. En otros casos, la protección se extiende a segundas indicaciones de un mismo fármaco (por ejemplo, la nimodipina, un fármaco cardiovascular que puede aplicarse también para tratar los trastornos cerebrales). También se les obliga a estar pagando la patente más de veinte años (porque dicen que entre el anuncio de un fármaco y la puesta en el mercado pasa mucho tiempo).
Todo esto es denunciado por The Lancet, que propone a países fuertes como la India, Brasil o Tailandia que incluyan los acuerdos TRIPS en sus legislaciones nacionales para que no puedan saltárselas. La segunda solución para la revista son los acuerdos entre estos países para nutrirse entre sí, sin tener que depender de los países ricos para el tratamiento de las enfermedades endémicas.