lunes, 30 de agosto de 2010

el sesgo de sponsoreo

un poco más al respecto

Más resultados positivos entre los ensayos clínicos financiados por la industria
PM Farma (España) 30-08-10
La posible influencia de la industria farmacéutica sobre la investigación científica vuelve a estar sobre el tapete. Un trabajo reciente asegura que los ensayos clínicos financiados por compañías del sector son más proclives a arrojar resultados positivos que los estudios sufragados por gobiernos o entidades independientes.
Para llegar a esta conclusión, los autores de este trabajo que publica la revista 'Annals of Internal Medicine' repasaron los ensayos clínicos registrados entre 2000 y 2006 en ClinicalTrial.gov, una base de datos de estudios científicos estadounidenses.
En concreto, y con el objetivo de analizar la influencia de la fuente de financiación sobre los resultados finales de las investigaciones, se centraron en los trabajos sobre cinco familias de fármacos comunes: antidepresivos, antipsicóticos, inhibidores de la bomba de protones (para la hipertensión), vasodilatadores y medicamentos para el colesterol.
En total, evaluaron 546 ensayos, de los cuales 346 habían sido sufragados por la industria (prácticamente todos analizaban un producto de la propia compañía). Fuentes gubernamentales habían pagado otros 74 trabajos y los 126 restantes habían sido financiados por organizaciones sin ánimo de lucro. Al estudiar las conclusiones de cada ensayo, los investigadores comprobaron que el porcentaje de resultados positivos era significativamente más alto entre las investigaciones financiadas por farmacéuticas. Así, el 85,4% de estas publicaciones terminó con resultados favorables, mientras que sólo lo hicieron el 50% de los trabajos pagados por fuentes gubernamentales y el 71,9% de las financiadas por organizaciones no gubernamentales.
Los trabajos sustentados por entidades no farmacéuticas que habían recibido ciertas contribuciones económicas por parte de la industria también tenían buenos resultados con mayor frecuencia que los que no habían recibido ningún fondo privado.
"Era más probable que las investigaciones de la industria arrojaran resultados positivos", comentan los investigadores, quienes también reconocen que varios factores podrían influir en esta mayor presencia de buenos resultados.
Por un lado, la mayoría de estudios financiados por la industria estaban en fase 3 o 4 (para llegar a esta etapa, los fármacos ya han tenido que demostrar cierta efectividad y seguridad en estudios preliminares). Además, en ningún caso se comprobó la calidad de las investigaciones, por lo que no pudieron corroborar si cada una de las conclusiones estaba debidamente justificada.
Con todo, estos investigadores piden mayor trasparencia y control en la investigación científica.