martes, 19 de enero de 2010

Gripe A: exigen que se investigue si la OMS se excedio

. Coinciden en que el organismo alarmó al prever millones de muertes por la gripe

. El episodio ha dañado de forma grave la credibilidad de la institución

Àngels Gallardo, El peridodico.com 18/1/10


En el episodio aún abierto del primer virus gripal de nueva cepa, el A/H1N1, cuyos inicios pandémicos se retransmitieron al mundo en tiempo real, existen capítulos confusos que afectan a la actuación de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Médicos e investigadores exigen que sean analizados por comités independientes. El organismo sanitario ha anunciado que investigará el episodio, pero con su personal interno. Del rigor y de la fiabilidad de esa investigación depende que la OMS recupere la credibilidad que puede haber perdido entre ciudadanos de todo el mundo, excépticos desde el inicio de la epidemia ante las inquietantes alertas oficiales.
El más grave de esos capítulos es la pregunta presentada por el eurodiputado alemán Wolfgang Wodarg ante el Consejo de Europa instando a que se investigue la supuesta connivencia entre la OMS y las compañías farmacéuticas que han elaborado la vacuna antigripal y los antivíricos. Otro aspecto oscuro no menos grave alude a si la OMS prescindió de sus propios protocolos al declarar la situación de alerta pandémica ante el nuevo virus gripal. Según unos investigadores, una declaración de pandemia debe responder a la aparición de un virus nuevo, desconocido para el sistema inmunológico de la población, extendido a dos o más continentes y altamente mortal.

EL CAMBIO / Otros expertos apuntan que pandemia equivale exclusivamente a la situación creada por la aparición de un virus nuevo expandido a más de dos continentes. La revista científica British Medical Journal informó el pasado septiembre de que la OMS modificó dicho protocolo -que en un principio incluía el requisito de la alta mortalidad- poco antes de que surgiera el A/H1N1. Dicho cambio habría incentivado la presión sobre los gobiernos, acelerando la adquisición de antivirales y vacunas. Este aspecto ha creado discrepancias. «La OMS actuó correctamente, el requisito de la gran mortalidad no ha existido nunca al declarar una pandemia», sostiene el microbiólogo Tomàs Pumarola, presidente del comité asesor sobre la gripe pandémica en la Generalitat. Pumarola argumenta que los nuevos virus aparecidos en el mundo en los últimos decenios -el VIH que causa el sida y el SARS que provocó neumonía en Asia- implicaron una elevada mortalidad. «El A/H1N1 ha sido la excepción», apunta.
El director del Institut Català de Farmacologia, Joan Ramon Laporte, opina lo contrario. «La OMS ha cambiado los requisitos para declarar una pandemia, y lo ha hecho porque existe una clara influencia de la industria farmacéutica sobre sus expertos». Laporte insiste en que semanas antes de declarar la situación pandémica -el 12 de junio-, la OMS ya disponía de datos que indicaban que el virus de la gripe A era poco mortal. «Esta información la tenían también los gobiernos que se apresuraron a comprar millones de vacunas», añade. En opinión de Pumarola, la levedad de la epidemia se confirmó en agosto, ante los datos del invierno en el hemisferio sur.

ALARMA EXCESIVA / Más que por esa supuesta connivencia entre el organismo sanitario y la industria farmacéutica, el doctor Xavier Castells, director médico del Hospital del Mar, es partidario de que se investigue a la OMS por la «excesiva alarma social» que crearon sus alertas sobre la gripe. «La industria siempre presiona -apunta Castells-. Tal vez esta vez presionó más. Es necesario analizar por qué las compañías farmacéuticas tienen tanto poder al imponer sus criterios a los gobiernos sobre la compra de vacunas y antivirales».
Castells afirma que, en cualquier caso, la inquietud mundial no surgió solo de los epidemiólogos de la OMS. «Cuando se crea una alarma mundial siempre existe un componente político», sostiene. El epidemiólogo Antoni Trilla, del Clínic, se sitúa en un punto intermedio. «Los documentos de la OMS no especifican si una pandemia ha de ser muy mortal, pero en la práctica todas lo han sido, excepto la actual», indica Trilla. Todos coinciden en que la OMS «exageró y alarmó» al anunciar la inminente muerte de millones de personas a causa de la gripe A.

la nota disponible en
http://tinyurl.com/yeb5y2s