martes, 21 de julio de 2009

Gripe A y empresas farmacéuticas: grandes ganancias

PEDIDOS DE GOBIERNOS IMPLICAN VENTAS POR ALREDEDOR DE U$S 4.300 MILLONES
La Gripe A incrementa las ganancias de las grandes empresas farmacéuticas

Los jugosos contratos gubernamentales para la compra de vacunas, aún en producción, y antivirales contra la influenza H1N1 suman miles de millones de dólares a la facturación


Andrew Jack
El Cronista (Argentina) 21-07-09

Algunas de las principales compañías farmacéuticas del mundo suman miles de millones de dólares adicionales a su facturación debido a la creciente preocupación global por la Gripe A.
Los analistas estiman que habrá significativos incrementos en las ventas de los laboratorios GlaxoSmithKline, Roche y Sanofi-Aventis cuando informen sus resultados para el primer semestre, debido a los contratos gubernamentales para la compra de vacunas y antivirales.
La información sobre el aumento en las ventas –que se suma a los fuertes resultados informados en los últimos días por la suiza Novartis y la estadounidense Baxter, ambas productoras de vacunas– se difundió mientras las estadísticas muestran que más de 740 personas murieron de Gripe A, y millones la han sufrido ya en numerosos países de todo el mundo.
La británica GlaxoSmithKline ha confirmado que ya contrató la venta de 150 millones de dosis de la vacuna contra la gripe pandémica, lo que equivale a sus ventas normales de vacunas contra la gripe estacional, a países entre los que se incluye al Reino Unido, Estados Unidos, Francia y Bélgica, y se está preparando para elevar la producción.
GSK también produce Relenza, un medicamento antiviral que reduce la duración y severidad de la infección. Sus planes son incrementar la manufactura para aproximarse a los 60 millones de dosis anuales. El Reino Unido, por sí solo, hizo pedidos por 10 millones de dosis para tratamientos este año.
Uno de los principales beneficiarios del creciente temor a la pandemia es el laboratorio suizo Roche, que vende Tamiflu, la principal droga antiviral. En los últimos tiempos han aumentado marcadamente los pedidos que les hacen las empresas privadas, y no sólo los gobiernos.
El banco de inversión JPMorgan dijo la semana pasada en un informe que estima que los gobiernos han colocado pedidos por casi 600 millones de dosis de vacunas y de adjuvant, un compuesto químico que eleva su eficacia.
Estos pedidos implican ventas por alrededor de u$s 4.300 millones. Según el banco, habría demanda potencial por otras 342 millones de dosis, con un valor de u$s 2.600 millones.
El informe pronostica asimismo que nuevas ventas de antivirales podrían agregar otros u$s 1.800 millones a la facturación de GSK y Roche en el mundo desarrollado, y potencialmente hasta u$s 1.200 millones en el mundo en desarrollo.
Pero también hay incertidumbres para los fabricantes, dado que es probable que la demanda supere a la oferta y, hasta ahora, la producción inicial sugiere que el rendimiento para la vacuna contra la pandemia es relativamente bajo, con lo que enfrentarán opciones difíciles a la hora de determinar cuánto proveen a los diferentes países que hacen pedidos.
Además, las empresas están presionadas para proveer más medicamentos y vacunas gratis, o muy baratas, al mundo en desarrollo.