lunes, 25 de mayo de 2009

Para hacer nuevas vacunas 'Falta voluntad política'

El científico colombiano Patarroyo dice que 17 millones de muertes anuales se evitarían con voluntad política

EFE 20-05-2009 Soitu.es


El científico Manuel Elkin Patarroyo ha afirmado hoy que la falta de "voluntad política" para el desarrollo de vacunas genera que 17 millones de personas al año fallezcan de enfermedades infecciosas y dos tercios de la población las padezca.


El científico colombiano Manuel Elkin Patarroyo. EFE/Archivo
Patarroyo, premiado con el Príncipe de Asturias de la Ciencia en 1994, ha participado hoy en Gijón en el VI Congreso Mundial de Bioética en donde ha abogado por el desarrollo de una "ciencia con conciencia" y ha censurado los "intereses creados" en torno a la investigación.

El experto colombiano ha lamentado que la falta de "mercado" ha generado que de las 517 de las enfermedades infecciosas identificadas sólo tres dispongan de una vacuna.

Así, ha dicho que el noventa por ciento de las investigaciones se centran en enfermedades de países desarrollados y sólo un diez por ciento a los males de los países pobres.

Sin embargo, los porcentajes se invierten en cuanto a población afectada puesto que el nueve de cada diez personas que padece alguna enfermedad reside en países en vías de desarrollo.

"Conocemos la estructura y cada átomo del dengue pero no tenemos vacuna. No ha habido voluntad política", ha ejemplificado.

Ha explicado que para combatir un mal sólo es preciso conocer su estructura y desarrollar, a partir de ahí, una metodología.

"Es tan simple", ha dicho, como individualizar la estructura química para traducirla en un proceso físico y aplicar posteriormente las matemáticas.

El mundo lleva 125 años trabajando con el mismo principio para la creación de vacunas pero el científico colombiano cree que a partir de ahora todos estos compuestos tendrán que diseñarse de un nuevo modo en el que actúen directamente sobre las proteínas más activas de las moléculas.

Patarroyo, quien donó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) su vacuna contra la malaria, considera las patentes una "limitación" para el desarrollo y ha subrayado el componente ético que las acompaña.

A su juicio, los descubrimientos son un "bien público" dado que se apoyan en el conocimiento aportado por muchas personas y sólo es la última, la que los patenta, la que obtiene reconocimiento y restringe su difusión.

En este sentido, ha garantizado que el "credo" de su familia -su hijo también trabaja en la lucha contra la malaria- es la resolución de problemas universales para "entregárselos a la Humanidad".

Su creencia deriva, ha explicado, de la convicción de que a la ciencia le acompaña un compromiso social de búsqueda de la verdad y el servicio.

Sin embargo, cada año se diagnostican 30 millones de nuevos casos de tuberculosis, 600 millones de diarrea, 2 billones de bronconeumonias y 500 millones de malaria.

El tifus, el cólera, la meningitis o el dengue continúan sin remedios y acaban de ser cancelados los estudios entorno al Sida, ha lamentado.

Patarroyo ha mostrado estadísticas de la OMS que confirman que en 1995 murieron tres millones de humanos por tuberculosis, 3,1 por diarrea, 4,4 por infecciones agudas respiratorias y, entre todos los males infecciosos, sumaron 17 millones de fallecimientos.